Estuche para los niños


Explosiva sorpresa!!🎂🎂🎂


Los niños preguntan : “¿Qué dice la Biblia acerca del racismo, prejuicio y discriminación?”


Pregunta: “¿Qué dice la Biblia acerca del racismo, prejuicio y discriminación?”


Respuesta: El primer punto a entender en este asunto es que sólo hay una raza – la raza humana. Los caucásicos, africanos, asiáticos, indios, árabes, judíos etc., no son razas diferentes. Más bien son diferencias étnicas de la raza humana. Todos los seres humanos tienen las mismas características físicas (con variaciones menores por supuesto). Pero lo más importante, es que todos los seres humanos fueron creados a la imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26-27). Dios ama al mundo entero (Juan 3:16). Jesús dio Su vida por todos en el mundo entero (1Juan 2:2). El “mundo entero” obviamente incluye todas las etnias de la humanidad.
Dios no muestra un favoritismo parcial (Deuteronomio 10:17; Hechos 10:34; Romanos 2:11; Efesios 6:9), tampoco debemos hacerlo nosotros. Santiago 2:4 dice que cualquiera que muestra discriminación es como un “juez con malos pensamientos.” En cambio, debemos “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos” (Santiago 2:8). En el Antiguo Testamento, Dios dividió a la humanidad en dos grupos “raciales”; los judíos y los gentiles. La intención de Dios fue que los judíos fueran un reino de sacerdotes, ministrando a las naciones gentiles. En vez de eso, la más de las veces, los judíos se volvieron orgullosos de su posición y despreciaban a los gentiles. Jesucristo puso fin a esto, destruyendo el muro divisorio de hostilidad (Efesios 2:14). Todas las formas de racismo, prejuicio y discriminación son afrentas a la obra de Cristo en la cruz.
Jesús ordena que nos amemos unos a otros como Él nos ha amado (Juan 13:34). Si Dios es imparcial, y nos ama imparcialmente, significa que necesitamos amar a los demás de la misma manera. Jesús nos enseña al final de Mateo 25 que todo lo que hagamos por el más pequeño de Sus hermanos, lo hacemos por Él. Si tratamos a las personas con desprecio, estamos maltratando a una persona creada a la imagen de Dios; estamos lastimando a alguien a quien Dios ama y por quien Jesús murió.
El racismo, en sus varias formas y diversos grados, ha sido una plaga en la humanidad por miles de años. Hermanos y hermanas de todas las etnias, ¡esto no debe ser así! Quienes han sido víctimas del racismo, prejuicio y discriminación, necesitan perdonar. Efesios 4:32 dice, “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” No, los racistas no merecen su perdón, ¡no más de lo que nosotros merecemos el perdón de Dios! “… presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.” (Romanos 6:13). Hagamos que Gálatas 3:28 sea una completa realidad, “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.”

Plastilina efervescente


Carta laberinto un regalo original para regalar a un niño o un amigo o amiga


SERMOM PARA NINOS Título: Tiempo de la cosecha


healthy_food_1600_clr_5282
Título: Tiempo de la cosecha

Tema: Jesús nos llama a traer la cosecha (Propio 9 (14) Año C).

Objeto: Una canasta llena de frutas o vegetales.

Escritura: “Es abundante la cosecha -les dijo-, pero son pocos los obreros. Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que mande obreros a su campo” (Lucas 10:2 – NVI).

Un viejo agricultor se sentó en los peldaños de su choza mascando un pedazo de heno. Un desconocido que pasaba por el lugar se le acercó indicando que deseaba ver su siembra de algodón de ese año.”

“No tengo ninguna,” contestó el agricultor.

“¿No sembró?”, le preguntó el desconocido.

“No,” dijo el agricultor. “Temí que los gorgojos la atacaran”.

“Bueno, y ¿cómo va el maíz?”, preguntó el desconocido.

“No sembré maíz tampoco,” dijo el agricultor. “Temía que no hubiese lluvia.”

“Si no sembró algodón ni maíz, ¿qué sembró?”, preguntó el hombre.

“Nada,” dijo el agricultor. “Quería ir a la segura.”

Bueno, creo que si no siembras algo, la cosecha será mucho más fácil, ya que no tendrá que recoger cosecha alguna, ¿no es así?

En la lectura bíblica de hoy, Jesús envió personas a traer la cosecha. La cosecha de la cual Jesús estaba hablando no era algodón, frutas o vegetales. Él estaba enviando trabajadores a traer personas al reino de Dios. Él dijo que habían muchas almas que estaban listas para ser cosechadas, pero que no había suficientes trabajadores. Una de las razones por las cuales no se conseguían obreros era que el trabajo resultaba muy difícil. Jesús les advirtió que los trabajadores de su reino con frecuencia serían maltratados.

Jesús todavía está buscando personas que trabajen para Él y traigan personas a su reino. Eso es lo que la Iglesia está supuesta a hacer. No siempre será fácil. De hecho, será difícil. Muchas personas en la Iglesia son como el agricultor de nuestra historia: “quieren ir a la segura”. He oído que en las iglesias ocho de diez miembros nunca han invitado a alguien a visitar la iglesia y que nueve de diez nunca han ganado un alma para Cristo.

¿Y tú? ¿Estás dispuesto a trabajar por Jesús e invitar personas a venir a la Iglesia? ¿Irás y les contarás a las personas acerca del amor de Jesús y les dirás que murió en la cruz para que ellos puedan tener vida eterna? Hay muchas almas que necesitan ser traídas al reino de Dios, pero no hay suficientes obreros.

Padre, deseamos ser fieles trabajadores compartiendo con otros acerca de Jesús y de su amor. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

PÁGINAS PARA COLOREAR Y ACTIVIDADES

ENLACES A LOS SERMONES 

 
Impresión amistosa:   “Tiempo de la cosecha”
Otra sermon para Lucas 10:1-11:  Vé en el nombre de Jesús

Tema: Jesús nos llama a traer la cosecha (Propio 9 (14) Año C).

Objeto: Una canasta llena de frutas o vegetales.

Escritura: “Es abundante la cosecha -les dijo-, pero son pocos los obreros. Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que mande obreros a su campo” (Lucas 10:2 – NVI).

Un viejo agricultor se sentó en los peldaños de su choza mascando un pedazo de heno. Un desconocido que pasaba por el lugar se le acercó indicando que deseaba ver su siembra de algodón de ese año.”

“No tengo ninguna,” contestó el agricultor.

“¿No sembró?”, le preguntó el desconocido.

“No,” dijo el agricultor. “Temí que los gorgojos la atacaran”.

“Bueno, y ¿cómo va el maíz?”, preguntó el desconocido.

“No sembré maíz tampoco,” dijo el agricultor. “Temía que no hubiese lluvia.”

“Si no sembró algodón ni maíz, ¿qué sembró?”, preguntó el hombre.

“Nada,” dijo el agricultor. “Quería ir a la segura.”

Bueno, creo que si no siembras algo, la cosecha será mucho más fácil, ya que no tendrá que recoger cosecha alguna, ¿no es así?

En la lectura bíblica de hoy, Jesús envió personas a traer la cosecha. La cosecha de la cual Jesús estaba hablando no era algodón, frutas o vegetales. Él estaba enviando trabajadores a traer personas al reino de Dios. Él dijo que habían muchas almas que estaban listas para ser cosechadas, pero que no había suficientes trabajadores. Una de las razones por las cuales no se conseguían obreros era que el trabajo resultaba muy difícil. Jesús les advirtió que los trabajadores de su reino con frecuencia serían maltratados.

Jesús todavía está buscando personas que trabajen para Él y traigan personas a su reino. Eso es lo que la Iglesia está supuesta a hacer. No siempre será fácil. De hecho, será difícil. Muchas personas en la Iglesia son como el agricultor de nuestra historia: “quieren ir a la segura”. He oído que en las iglesias ocho de diez miembros nunca han invitado a alguien a visitar la iglesia y que nueve de diez nunca han ganado un alma para Cristo.

¿Y tú? ¿Estás dispuesto a trabajar por Jesús e invitar personas a venir a la Iglesia? ¿Irás y les contarás a las personas acerca del amor de Jesús y les dirás que murió en la cruz para que ellos puedan tener vida eterna? Hay muchas almas que necesitan ser traídas al reino de Dios, pero no hay suficientes obreros.

Padre, deseamos ser fieles trabajadores compartiendo con otros acerca de Jesús y de su amor. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

PÁGINAS PARA COLOREAR Y ACTIVIDADES

ENLACES A LOS SERMONES 

 
Impresión amistosa:   “Tiempo de la cosecha”
Otra sermon para Lucas 10:1-11:  Vé en el nombre de Jesús

SIGANOS EN FLICKR


FLICKR

NUESTRA PASION LOS NINOS


fd10916db657fb4237a9aa3c05878f49

%d bloggers like this: