Cómo escribir un folleto evangelístico eficaz


Cómo escribir un folleto evangelístico eficaz

 

stick_figure_write_with_pen_500_clr_6701

En el mundo existen una gran cantidad de niños, jóvenes, hombres y mujeres que están pasando por momentos difíciles en sus vidas. Se sienten solos, enfermos, acongojados, los ojos resecos de tanto llorar y con dudas acerca de la bondad de Dios. Tienen un sinfín de preguntas y, amentablemente, pocas respuestas. Pero aún así, este es el mundo en el cual Dios nos ha puesto para alcanzar a los perdidos a través de la literatura y otros medios. No fuimos llamados para proveer respuestas que suenen agradables a los oídos, sino para dirigir a los pecadores a Jesús, quien dijo: «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar» (Mt. 11:28).

¿Cómo podemos alcanzar a tanta gente necesitada? Permítame contarle la historia de Rigoberto. Este joven creció en una casa típica de nuestros días. Sus padres no se comunicaban. Su padre, chofer de un camión, nunca estaba en casa su madre no lo podía controlar, y cada vez más a Rigoberto se le permitió hacer lo que le viniera en gana. No asistía a la escuela, no prestaba atención a los asuntos familiares, tanto es así que a los 15 años de edad no leía bien, no hablaba bien, no se vestía bien, no tenía amigos, ni Dios; se sentía abandonado en el mundo. En una de sus caminatas encontró un folleto tirado en el piso que le llamó la atención. Contaba la conversión a Cristo de un famoso deportista. Estaba escrito de una manera tan sencilla y clara que aun Rigoberto podía entenderlo. Allí, solo en el camino, Rigoberto entregó su corazón a Cristo. El cambio en su vida fue evidente para todos los que estaban cerca de él. Empezó a asistir a una iglesia, volvió a la escuela, comenzó a estudiar la Biblia. Hoy, Rigoberto está casado, se graduó de una escuela bíblica, y pastorea una iglesia creciente. Seguramente, el autor del folleto no sabe que su esfuerzo resultó en la conversión de un joven sin futuro y sin esperanza. A nosotros nos gustaría que una persona leyera un folleto y se convirtiera inmediatamente, nuestro deseo es que sea salvo. Queremos que entienda en un folleto de cuatro páginas la necesidad que tiene de un Salvador, la provisión de Dios y el camino de salvación a través de Jesucristo. ¿Cómo podemos escribir un folleto cautivante e interesante? En este breve artículo voy a presentar siete elementos que deben tenerse en cuenta al escribir un folleto eficaz.

 

1. CONSULTAR CON AMIGOS, FAMILIARES Y VECINOS NO CREYENTES ANTES DE ESCRIBIR.

Es imprescindible entender la mente del inconverso para poder contextualizar el mensaje de salvación. Con la información que recibe debe:

 

2. DEFINIR A QUIÉNES IRÁ DIRIGIDO EL ESCRITO,

¿Jóvenes, ancianos, hombres, mujeres, ateos, religiosos? Un ejemplo sobre cómo identificar al auditorio es el folleto ¿Eres un cristiano? ¿Sí o no? de Luis Palau. Originalmente escrito para los inconversos que asisten a la iglesia católica, ha sido traducido a treinta y dos idiomas y usado por Dios para impactar a gente en la iglesia ortodoxa (Rusia, Rumania), anglicana (Inglaterra), luterana (los países escandinavos), católica (América Latina, Portugal, España, Italia, Filipinas), etc. Pero no es muy apropiado para los ateos. Otro buen ejemplo es un folleto que hicimos para ser distribuido durante el campeonato mundial de fútbol con el testimonio de uno de los jugadores participantes.

 

3. TENER LA META CLARA SOBRE LO QUE SE VA A ESCRIBIR. DEBE DESPERTAR INTERÉS EN JESUCRISTO.

El mensaje evangelistero tiene que centrarse en los intereses de la audiencia. Para la mayoría de la gente, las cosas espirituales no son esenciales. No comprenden que cuando uno tiene una relación personal con Dios la forma de ver la vida diaria es diferente. Para que una persona se convierta debe tener un interés genuino en conocer al Señor.

 

4. COMPRENDER CÓMO FUNCIONAN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

En el mundo de hoy, en que existe gran competencia entre los medios impresos y los medios visuales de comunicación, los folletos tienen que ganar la atención de los lectores. Una visita a una librería no cristiana junto con consultas a casas publicadoras pueden proveer ideas para el trabajo.

 

5. EVITAR LA PRODUCCIÓN DE UN TRATADO QUE LLEVE A UNA ACTITUD DE

«GRACIAS, PERO NO, GRACIAS».

Un folleto con una atractiva foto de color de un jugador famoso en la tapa fue distribuido en un partido de fútbol. Pero cuando los lectores abrieron el folleto no encontraron nada de interés en el mismo, y muchos quedaron abandonados. «Gracias, pero no, gracias» fue la actitud y el resultado de este esfuerzo. Hemos descubierto que la gente que tiene algo en sus manos para leer va a hacerlo sólo si es de su interés y si le brinda información que desea poseer como, por ejemplo, los resultados de los partidos de fútbol.

 

6. ASEGURARSE DE QUE EL ESCRITO ESTÉ VESTIDO CON UNA PRESENTACIÓN CONTEMPORÁNEA.

El mensaje que queremos compartir debe ser presentado en un contexto gráfico que no distraiga al lector del verdadero mensaje, pero que lo haga más atractivo. Podemos ir a los extremos y hacer una presentación muy sofisticada o demasiado pobre. La meta es llegar a un medio eficaz.

 

7. DEJAR LOS RESULTADOS EN LAS MANOS DEL SEÑOR, Y ESPERAR QUE ÉL

PRODUZCA EL FRUTO A SU TIEMPO.

Pedro Dillon, argentino, es director de la casa editorial DIME Tomado de Apuntes pastorales.

Advertisements

Posted on June 20, 2015, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: