El propósito y llamado de Dios en la vida de un niño


El propósito y llamado de Dios en la vida de un niño

 

 

ninos-rezando-dibujos-de-los-usuarios-pintado-por-amalia08-9728088

 

Jer.1:5-7: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. – Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. – Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.”

El llamado de Dios para Jeremías estaba determinado antes de su nacimiento, y empezó a manifestarse muy temprano en su vida.

Sal.139:14-17: “…Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.”

Para cada persona, Dios tiene un propósito establecido aun antes del nacimiento. Esto significa que cada niño en este mismo momento ya tiene sobre su vida un llamado único y personal de parte de Dios. Pero, ¿hasta qué punto se cumplirá este llamado en la vida de este niño? La respuesta depende en gran medida de nosotros quienes enseñamos a este niño.

 

Dios puede usar a los niños creyentes en Su obra

Ejemplos: Samuel (1 Sam.3), David (1 Sam.17:34-37), la criada de Naamán (2 Reyes 5:2-4), Josías (2 Crón.34:1-4), Jeremías (Jer.1:5-7), Daniel (Dan.1:3-21).

Hech. 2:17: “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños.”

Los niños pueden recibir al Espíritu Santo y sus dones.

-> Hechos 21:8-9: “… Este tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban.”

Puesto que en aquella cultura las muchachas se casaban a una edad muy temprana, por lo menos las menores de estas cuatro hijas deben haber sido niñas.

Salmo 8:2 / Mateo 21:16: “De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza, a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo.”

La alabanza de los niños es un arma espiritual poderosa.

Juan 6:8-9: “Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?”

El comentario de Andrés – “¿qué es esto para tantos?” – refleja la actitud de muchos líderes que desprecian la contribución de un niño. Un niño que ora, que canta una alabanza, que cuenta su testimonio, que ayuda a otro niño … no lo hará con las mismas “palabras religiosas” como lo haría un adulto; probablemente se pondrá nervioso o tímido y no lo hará de una manera “perfecta”. Pensamos de la contribución de un niño como algo muy pequeño. – Pero la respuesta del Señor fue muy diferente: El recibió esta pequeña ofrenda del niño, dio gracias por ella, y la usó para alimentar a más de 5000 personas. La contribución más insignificante (a nuestro parecer) de un niño puede multiplicarse en las manos del Señor y obrar un gran milagro.

 

 

Advertisements

Posted on March 15, 2015, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: