El mandato de corregir a los niños


El mandato de corregir a los niños

 

 

2D4C4FF2-3387-45C1-A8DD-9B48FC7CC782.jpg__460__390__CROPz0x460y390

1 Sam.2:29-30: “¿Por qué … has honrado a tus hijos más que a mí …? Yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.” – 1 Sam. 3:11-14: “… Yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado.”

Elí es juzgado por Dios por no haber corregido a sus hijos. Como padre, él era responsable no solo de enseñarles, sino también de corregirles cuando actuaban mal.

Prov. 29:15.17: “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre. Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.” (Vea también Prov.22:15, Ef.6:4b).

Con frecuencia se comete el error de consentir demasiado a los niños pequeños (“ellos son pequeños, todavía no entienden…”), y después tratar de corregir a los adolescentes rebeldes con medidas demasiado drásticas. Es al revés: el niño pequeño tiene que aprender a “vivir según las reglas” tan pronto como es capaz de manifestar su voluntad propia, mientras a los adolescentes a menudo hay que dejar que aprendan por sus propios errores y por las experiencias que hacen.

Advertisements

Posted on March 15, 2015, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: