LA ESPOSA DEL PRÍNCIPE leccion


LA ESPOSA DEL PRÍNCIPE

th (1)

 

 

CONOZCA MÁS: Josué 2:1-24; 6:17-25; Mateo 1:5; Hebreos 11:31; Santiago 2:25

. OBJETIVO: Transmitir la idea de que cualquier persona puede ser transformada por Dios.

ELEMENTOS QUE SE NECESITAN: Un cordón largo de color rojo.

RECOMENDACIÓN: Sólo diga el nombre de la protagonista al final de la historia.

 

 

HISTORIA:

 

¿Conocen el nombre de la tatarabuela de David? Vamos a descubrir juntos de quién hablaremos hoy.

Ella vivía en una gran ciudad. Sin embargo, esta ciudad estaba llena de personas que habían escogido un mal camino. Había allí mucho desorden y maldad. En medio de esa ciudad vivía ella y llevaba una vida, para nada buena y eso hacía de ella una persona muy infeliz. Sentía en su corazón que algo andaba mal. Pero no sabía cómo salir de esa situación.

Un día escuchó que dos jóvenes muy extraños andaban por las calles de su ciudad. Cuando los vio observó que sus rostros eran muy diferentes a los de las personas que ella acostumbraba a ver en su ciudad. Cuando se enteró de algo que la sorprendió; esos jóvenes habían sido enviados como espías. Supo de inmediato que ellos corrían grave peligro.

Una tarde esos jóvenes entraron a su casa pues estaban siendo per- seguidos y cuando se dio cuenta de quiénes eran, les dijo que subieran con ella. Ellos la siguieron sin hacer preguntas. Fue así que llegaron a la azotea de su casa y ella les dijo que se escondieran debajo de unas grandes cestas que tenía allí.

Como ella suponía enseguida, vinieron los guardias del rey. Buscaron por toda la casa, pero no encontraron nada.

Cuando los soldados se fueron, ellos le contaron un secreto a aquella joven y le hicieron también, una promesa. Le dijeron: Nuestro pueblo ven- drá y destruirá esta ciudad; pero cuando lleguemos, a ti, y a los que estén en tu casa no les va a pasar nada. Sólo coloca un cordón rojo colgando de tu ventana para que sepamos cuál es tu casa.

La casa de ella estaba construida al lado del muro que rodeaba la

 

 

ciudad. Cuando se derrumbaron y cayeron las paredes de Jericó el único sector que no cayó fue el de la casa de ella.

Los israelitas entraron y conquistaron la ciudad. Las únicas personas que se salvaron fueron: la familia de esta joven que ayudó a los jóvenes espías y todos los que en ese momento estaban en su casa.

Con el tiempo,ella también aceptó plenamente al Señor.Su vida fue trans- formada.Y ¿saben qué? Se casó con un príncipe de Israel llamado Salmón y tuvieron un niño al que le pusieron Booz y él fue el abuelo del rey David.

Cuando pasaron los años y nació Jesús, ella, Rahab, se convirtió en la tatatarabuela de Jesucristo. ¿Cómo se llamaba entonces la tatatatatara- buela de Jesús? RAHAB.

 

LLAMADO: Dios puede salvar a todas las personas, sin importar su condición ni de dónde han surgido.

 

ORACIÓN: Querido Dios: Ayúdanos como hizo Rahab a confiar plenamente en Ti, aún cuando estuviéramos en situaciones de total aban- dono y peligro, en el nombre de Jesús, amén.

Advertisements

Posted on October 6, 2014, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: