EL CUNERO EN LA IGESIA


 

 

 

 

                 ¿QUÉ ES EL CUNERO?          

 ¿QUÉ SE HACE DENTRO DEL CUNERO?      

cry_baby_anim_500_clr_15112

 

 

 

 

EL VALOR DEL CUNERO

 

 

Mateo 18:10         “MIRAD QUE NO MENOSPRECIÉIS A UNO DE ESTOS PEQUEÑOS”.

 

Mateo 19:14     “DEJAD A LOS NIÑOS VENID A MI Y NO SE LOS IMPIDÁIS PORQUE DE LOS TALES ES EL REINO DE DIOS”.

 

Prov. 22:6            “INSTRUYE AL NIÑO EN SU CAMINO Y AÚN CUANDO FUERE VIEJO NO SE APARTARÁ DE EL”.

 

Instruir al niño es un mandato de Jesús no sólo una recomendación, de ahí la importancia de llevarlo a cabo. Pero desafortunadamente muchos cristianos no sabemos como llevar a cabo esta tarea sobre todo  cuando se trata de bebés.  Esta es la principal razón por la cual muchas iglesias no consideran esta tarea como un Ministerio dejando a un lado la enseñanza espiritual al bebé.

 

Los niños necesitan tener la influencia santa del Salvador, y es primeramente en el hogar cristiano donde el niño debe recibir las enseñanzas que le ayudarán a crecer espiritualmente; pero también la Iglesia de Jesucristo tiene una gran responsabilidad de  enseñarle a los niños acerca del reino de Dios por eso  el trabajo de enseñanza se multiplica cada día para la Iglesia;  es una bella tarea que se está llevando a cabo,  y cada líder o servidor en el ministerio de niños ha tomado con responsabilidad y amor al prepararse y así poder guiar a los niños a los pies de Jesucristo. ¡Es un gran honor servir a cada bebé en el cunero!

 

 

  1. ¿QUÉ ES EL CUNERO?

 

Es el departamento de la Iglesia que atiende a los niñitos desde su nacimiento hasta cumplidos dos años de edad.

 

Este ministerio de la Iglesia se encarga de asistir a cada bebé que es traído a la congregación por sus padres los días de cada reunión,  proporcionándoles un lugar cómodo, un programa de actividades y principalmente enseñanzas cristianas. “Todo el pueblo deberá reunirse, tanto los hombres como las mujeres, y los niños y los extranjeros que vivan  en sus ciudades, para que escuchen la lectura de la ley…” Deuteronomio 31:12

 

 

El cunero no es una guardería o un preescolar, es  mas que eso; es el medio que la Iglesia ha instituido para ayudar a los pequeños bebés a ser enseñados y guiados a Jesucristo, usando para ello personas idóneas, adultos y jóvenes de la misma congregación, que previamente son preparadas tanto espiritual y                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          prácticamente en lo que se refiere a bebés, cada uno con el amor necesario para poder atender a cada pequeño que llega al cunero.

 

Este ministerio es uno de los más importantes en la Iglesia, en cuanto a niños se refiere. Su influencia es tal, que es difícil definirlo, se ha dicho que es “el brazo de la Iglesia que se extiende para alcanzar a los pequeñines desde su nacimiento” “es un medio para atraer a los padres inconversos” “el árbol que traerá muchos frutos”. Cuando en el hogar el niño no recibe la enseñanza correcta acerca de Jesús; es en este lugar donde recibe sus primeras enseñanzas cumpliéndose así, uno de los mandatos de Jesús. “Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de él”. (Proverbios 22:6) instruir  quiere decir enseñar, guiar, tomar de la mano, etc.

 

 

  1. ¿QUÉ SE HACE DENTRO DEL CUNERO?

 

Este Ministerio pretende proveer un ambiente idóneo para el bebé sin pretender suplantar lo que en el hogar va a recibir, por eso las personas que se involucran manifiestan solamente el interés de rodear a cada bebé de amor, atención, comprensión, paciencia, diversión, compañerismo etc.,  así como Cristo lo demostró por cada uno de nosotros. Lo que se hace en el cunero por cada bebé es:

 

 

  • Lo recibimos con amor y todo el tiempo que esta en el cunero le expresamos

ese amor.

 

  • Nos preocupamos y lo atendemos cuando lo vemos triste o enfermo.

 

  • Sabemos escucharlo cuando él trata de comunicarse poniéndole atención.

 

  • Le damos el alimento que sus padres le envían y procuramos mantenerlo

cómodo y  aseado.

 

  • Jugamos con él individualmente y en grupo, enseñándole a integrarse con

los demás bebés.

 

  • Le enseñamos de nuestro Padre Dios, de Jesús, del Espíritu Santo, de la

Biblia, de sus padres, de su hogar, su mundo,  etc.

 

  • Le damos el mismo trato que al resto de los bebés.

 

 

El único interés de cada maestro y servidor del cunero es, “servir y amar a cada bebé” y sobre todo “guiarles y enseñarles de Jesucristo”

 

 

 

 

  1. EL VALOR DEL CUNERO

 

 

  • PARA LA IGLESIA:

 

“Como pastor apacentará su rebaño, en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas” Isaías 40:11.

 

La Iglesia muestra su interés en el desarrollo espiritual del bebé y lo muestra a través de la formación de este ministerio siendo la razón principal “El amor que Cristo muestra por cada bebé”

 

Los Pastores y Líderes de Iglesia muestran su interés por la familia y por cada uno de sus miembros cuando consideran también el Ministerio de Bebés o Cuneros con la misma importancia que cualquier otro.

 

3.2    PARA EL NIÑO:

 

“Y que desde la niñez has sabido las sagradas escrituras, las cuales te pueden hacer sabio…” 2 Timoteo 3:15.

 

El conocimiento y desarrollo espiritual de cada bebé es vital, sobre todo en sus primeros años, cuando está desarrollando muchos de sus hábitos y actitudes que determinarán su carácter.

 

El ministerio de cunero coopera con el hogar para que el bebé pueda tener su primer contacto con las Sagradas Escrituras, aquí se le dan las enseñanzas básicas y que en el hogar los padres deben reforzar, trayendo así gran bendición para sus hijos.

 

Por medio del juego y las diferentes actividades dirigidas por los maestros, los bebés van adquiriendo buenos hábitos y actitudes que ejercerán una influencia grande en su vida. Estás primeras impresiones en su vida son perdurables, por lo que este ministerio procura que durante su estancia en el cunero sea de gozo y satisfacción.

 

  • PARA EL HOGAR :

 

“Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes”  Deuteronomio 6:7

 

Todo niño necesita un ambiente cristiano, limpio y amoroso, en el cual desarrollarse. El Ministerio del Cunero tiene el propósito de ayudar a los padres para que mientras están en la congregación puedan encontrar para sus bebés un ambiente lo más parecido a un hogar cristiano.

 

En los primeros años de un bebé el ambiente es lo  más esencial, los psicólogos dicen que los niños son muy  sensibles  al  ambiente  y  que  los  factores  que  en  gran  manera  determinan  su  futuro,   son  las

experiencias de la vida antes de los cuatro años. El hogar debe proporcionarle este ambiente sano, y la Iglesia puede también proporcionar este mismo ambiente  a través del Ministerio de Cunero.

 

 

 

 

Además el cunero también está apoyando a los padres en cuanto a la instrucción espiritual se refiere ya que durante el tiempo que dura su estancia, los bebés también reciben enseñanza, los maestros oran por ellos y los bendicen, se cantan alabanzas etc.

 

Los padres pueden asistir libremente a las reuniones y recibir la enseñanza bíblica, con la confianza de que su bebé está siendo atendido y enseñado también, de no ser así, tendrían que tenerlo con ellos, lo cual   impediría aprovechar al máximo el estudio de la Palabra.   También para el bebé sería incómodo y cansado estar mucho tiempo en brazos, a menudo sucede que la madre tiene que salir de la reunión porque el bebé está inquieto o empieza a llorar y para evitar molestias opta por no asistir a las reuniones.

 

  • PARA LOS MAESTROS:

 

Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi padre le honrará. Juan 12:26

 

El valor del cunero no se asimila tan fácilmente, ni se toma interés y carga, hasta que no se decide formar parte de este Ministerio, sirviendo y apoyando. Es hasta ese momento en que nos damos cuenta de la gran importancia y el valor que este Ministerio representa para la Iglesia, padres, bebés, maestros y principalmente para Dios.

 

Todos aquellos que están dispuestos a comprometerse y colaborar por un tiempo en un cunero, son capacitados previamente y posteriormente pasan a formar parte de un equipo de maestros, bajo la dirección de un coordinador y responsable de equipo. ¡SU RECOMPENSA! Es el privilegio y el honor de estar al servicio de bebés con un corazón abierto para recibir las bendiciones del Reino de Dios.

 

La persona que se involucra para servir en el Ministerio de Cunero recibe muchas  bendiciones de parte de Dios, ya que su crecimiento espiritual se reforzará con el servicio, con el compromiso y con la disposición de su corazón. La obediencia, el sometimiento a la autoridad, la paciencia, buscar la unidad, el no murmurar etc,  son tan solo algunos rasgos que Dios tratará para moldear nuestro carácter.

 

La mayor recompensa para la persona que sirve en el Ministerio de Cunero será la sonrisa del bebé  al cargarlo y poder bendecirlo, será poder  calmar su llanto o su angustia, será  ver también como va respondiendo a las enseñanzas y como aún para alabar a Dios ya puede alzar sus manitas o batir sus palmas en expresión de gozo. ¡ES UNA GRAN SATISFACCIÓN VER COMO VAN CRECIENDO LOS BEBÉS TANTO FÍSICA Y ESPIRITUALMENTE, GUIADOS Y CONDUCIDOS HACÍA JESUCRISTO!.

 

Pero sin lugar a dudas la mayor satisfacción es responder al llamado de Dios para colaborar en su Reino.  Cuando reconocemos todo lo que Jesús ha hecho en nuestra vida no podemos permanecer indiferentes sino responder como una forma de agradecimiento diciéndole:   “SEÑOR,  HEME AQUÍ”.

 

 

 

 

Advertisements

Posted on September 28, 2014, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: