¿Cuáles son las palabras de Jesús no encontradas en los evangelios?


 

¿Cuáles son las palabras de Jesús no encontradas en los evangelios?

¿Cuáles son las palabras de Jesús no encontradas en los evangelios?

 Los familiarizados con los 4 evangelios podemos asumir que las únicas palabras conocidas de Jesús son limitadas a estos 4 tomos.  Pero hay más dichos en otros libros del Nuevo Testamento: directos, comunicados por otros, por tradición oral o por revelación directa.  Comencemos con el detalle fácilmente olvidado que Jesús dio instrucciones en el principio de Hechos, antes de ascender.

1. Palabras de Jesús a sus discípulos poco antes de su ascensión

 Hch. 1:4-8“Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.  Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días  Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?  Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

Por esta profecía él anuncia el comienzo de la época de la iglesia y el alcance del evangelio en el mundo.

2. Palabras de Jesús a Pablo en el camino a Damasco

 

Otro fácil olvido nuestro se trata de las revelaciones directas a Pablo en su conversión en adelante.  Se incluyen su llamamiento al ministerio y profecías de sus viajes y sus convertidos.

Hch. 9:4-5“y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.”

22:7-8, “y caí al suelo, y oí una voz que me decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?  Yo entonces respondí: ¿Quién eres, Señor? Y me dijo: Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues.”

22:10, “Y dije: ¿Qué haré, Señor? Y el Señor me dijo: Levántate, y ve a Damasco, y allí se te dirá todo lo que está ordenado que hagas.”

22:18, “Y le vi que me decía: Date prisa, y sal prontamente de Jerusalén; porque no recibirán tu testimonio acerca de mí.”

22:21, “Pero me dijo: Ve, porque yo te enviaré lejos a los gentiles.”

26:14-18, “Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.”

3. Palabras de Jesús a Ananías después de la conversión de Pablo

Saulo (Pablo) había arrestado a creyentes y obtuvo permiso oficial de viajar a Damasco para capturar más.  Ahora reclama ser cristiano, buscando a otros creyentes.  Claro, no fue creído por nadie, porque sospechaban una trampa.  Pero Cristo intervino, revelando con palabras a un individuo, que la conversión fue genuina, incluyendo profecías de la curación de su ceguera y su alcance hasta reyes.

Hch. 9:11-12“Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista.”

9:15-16, “El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.”

4. Palabras de Jesús a Pedro en Jope

Pedro, como muchos judíos convertidos, tenía problemas con su nueva libertad de la ley mosaica.  Un cambio tan fundamental requería una intervención especial.  (Y aparte del cambio de dieta, hay implicación de permiso de asociar con gentiles ahora.)

Hch. 11:7-9“Y oí una voz que me decía: Levántate, Pedro, mata y come. Y dije: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda entró jamás en mi boca. Entonces la voz me respondió del cielo por segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.”

5. Pedro se acuerda de las palabras de Jesús sobre dos bautismos

Vino a la memoria de Pedro algo dicho por Jesús previamente, durante su ministerio terrenal.  La comparación entre el bautismo de Juan y el del Espíritu Santo le dio entendimiento del significado del día de Pentecostés.

Hch. 11:16“Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.”

6. Palabras de ánimo a Pablo en Corinto

En esta ocasión Pablo tenía miedo de ciertos enemigos, pero con estas palabras del Señor, se calmó y se quedó en la ciudad por un año y medio (tiempo necesario para ayudar madurar a una iglesia carnal).

Hch. 18:9-10“Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad.”

7. Dichos de Jesús: “Más bienaventurado es dar que recibir.”

Este dicho no se encuentra en los evangelios.  Puesto que Pablo no andaba con Jesús, escuchó esto por otro testigo, o sea por tradición oral (algo común en aquel entones).

Hch. 20:35“En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

 

 

 

8. Palabras de ánimo a Pablo en prisión en Jerusalén

Esta profecía le garantizó la libertad de esta prisión y también una llegada a Roma (que le dio mucha confianza más tarde cuando su barco naufragó en una tempestad).

Hch. 23:11“A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.”

9. El recuerdo de palabras de Jesús sobre la santa cena en el aposento alto

En Mt. 26:26Mr. 14:22; y Lc. 22:19 se ven los detalles de dar gracias, partir, tomar y el símbolo de su cuerpo, pero los otros detalles en 1 Co. 11:24-25 son nuevos y por eso revelados.

1 Co. 11:24-25“y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.”

10. Palabras de Jesús sobre el aguijón en la carne de Pablo

Un hermano tan piadoso como Pablo pidió 3 veces por cierto alivio, que el Señor no concedió.  Fue para mantenerle humilde.  Así que hay sufrimiento en la voluntad de Dios, aun con los más piadosos.  (Para más sobre este tema, vea mi artículo “Razones para el Sufrimiento del Creyente”en http://www.ObreroFiel.com).

2 Co. 12:9“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

11. Palabras de Jesús a Juan en el exilio en Patmos

Jesús reveló algo de su grandeza a Juan (entre otras cosas, que él, no Satanás, es el jefe del Hades) además de algunas instrucciones.

Ap. 1:8“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”

1:11-12, “que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea. Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo…”

1:17-20, “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas. El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.”

12. El mensaje de Jesús a las 7 iglesias de Asia Menor

Ap. 2:1-3:22 son 2 capítulos completos de advertencias e instrucciones extendidas a las 7 iglesias.  (Para más detalles, vea mi breve “Comentario de Apocalipsis” en http://www.ObreroFiel.com).

 

13. Jesús invita a Juan a ver visiones de las últimas cosas

Juan tuvo el privilegio de ser raptado al cielo para ver el futuro.

Ap. 4:1“Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.”

14. La promesa de Jesús de volver “como ladrón”

Otra revelación a Juan en la isla de Patmos es la manera cómo Cristo volverá.

Ap. 16:15“He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.”

15. La promesa de Jesús, “¡Vengo pronto!”

Estas últimas palabras declaradas a un ser humano registradas en la Biblia se refieren 3 veces al regreso de Cristo.

Ap. 22:7“¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.”

22:12-16, “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira. Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David,la estrella resplandeciente de la mañana.”

22:20, “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.”

Así que no es herético ni extra bíblico decir que tenemos palabras auténticas de Jesús fuera de los 4 evangelios.  Deberíamos haber esperado algo así por la declaración del apóstol Juan, cuando dijo en Jn. 20:30“Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.”  Igual en  21:25, “Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir.”

Una lección aquí es no presumir conocer el contenido de la Biblia antes de estudiar lo que realmente dice.  Pero a la vez, hay que notar otro principio importante: hoy en día, teniendo la Biblia completa, no hay razón por qué Cristo nos hable en voz alta.  Ya tenemos al Espíritu Santo para guiarnos además de en la Biblia tener todas las doctrinas e instrucciones que hemos de obedecer y creer.  Las últimas palabras de Cristo hablan de su pronto regreso.  Entonces, como dice enHebreos 10:25“… exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

 

Advertisements

Posted on May 20, 2014, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: