ADIVINANZAS, SOBRE PASTORES


ADIVINANZAS, SOBRE PASTORES

stick_figure_shepherd_sheep_500_clr_6224

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Objetivo:                Descubrir, a través de una adivinanza, el nombre de un pastor bíblico.

 

 

Desarrollo:

  • Leer en forma clara el primer párrafo y consultar si alguien ya sabe de quién se habla en él.
  • Sino, continúa leyendo el segundo y/o tercero.
  • Debe darse más puntaje en el primer caso.

 

 

1.-            Cuatro son demasiadas mamás.

Pero la mía era la mejor

por eso papá me quería más

y me daba siempre su favor.

Pero eso no pudo impedir

que muy lejos me llevaran

mucho tuvo papá que sufrir

para que al fin me encontraran

(Resp.: José, Gen. 37)

 

2.-            Ver a un extraño dispuesto a defendernos

mucha alegría nos proporcionó.

Nuestros rebaños estaban sedientos

y él, generoso, su sed calmó.

Allí sentadas junto al pozo,

ese egipcio nos encontró.

(y ésta es la pista) a una de nosotras

como esposa él escogió.

(Resp.: Séfora y sus seis hermanas, Ex. 2: 16-17)

 

3.-            Desde Tecoa, donde era pastor

por el Espíritu de Dios fui llamado,

y ante el rey, a pesar de su esplendor

el pecado debió ser denunciado.

Condené de Moab la maldad,

de Filistea y Tiro, la gran corrupción.

Pero cuando señalé la impiedad,

de Israel el rey se disgustó.

(Resp.: Amós, Amós 1: 1)

 

4.-            Nuestros nombres se parecen

aunque no nos conocimos.

Por su hermano uno fue muerto,

El otro mató a su amigo.

Sus rebaños esquiló,

y después él expiró.

Por guardar la Ley de Dios

el otro en cambio murió.

(Resp.: Nabal, Abel,; 1 Sam. 25: 3 – Gen. 4: 8)

 

5.-            Una dama de aspecto muy bello

agua abundante sacó del pozo

y del extraño los camellos

la bebieron con gran gozo.

Lejos iré si me caso

con aquel desconocido

la responsabilidad es mía

pues soy yo la que decido.

(Resp.: Rebeca, Gen. 24: 15, 18-19)

 

 

6.-            Dios me nombró su pastor

de antes de nacer, es verdad

y a su pueblo al fin pude ayudar

a reedificar la ciudad.

Una  nación esclavizada

En mi tierra residía

Quería tener su morada

pero no se arrepentía.

Cuando al fin a Dios pidieron

perdón, yo los dejé ir

y es por eso que Isaías

hizo una alusión a mi.

(Resp.: Ciro, Isaías 44: 28)

 

 

Advertisements

Posted on March 8, 2014, in Artículos. Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: