¿La Biblia aprueba la comunicación con los muertos?


¿La Biblia aprueba la comunicación con los muertos?

   
Autor: Probe Ministries
 

 

Los médium y los medios

Tanto John Edward como James Van Praagh son médium muy buscados que afirman poseer la
capacidad de comunicarse con los muertos. Cada uno tiene su propio sitio Web y
su programa de televisión exitoso. Ambos han escrito éxitos de librería, han
sido entrevistados por personalidades de la televisión y periodistas de
noticieros, y cada uno tiene una lista de espera de unos tres años para
predicciones personales.

“Según una reciente encuesta de Gallup, el 38 por ciento de los estadounidenses cree que los
fantasmas o espíritus pueden volver en ciertas situaciones. En 1990, era el 25
por ciento. Hoy, el 28 por ciento cree que algunas personas pueden oír o hablar
‘mentalmente’ con los muertos, comparado con el 18 por ciento 11 años
atrás”.{1} Algunos creen que el aumento de interés en la
comunicación después de la muerte es “una consecuencia del interés
creciente en la medicina alternativa y la espiritualidad oriental”.{2} Pero, sea cual fuere la causa, la popularidad
de médium autoproclamados como Edward y Van Praagh se ha disparado en años
recientes.

John Edward tenía 15 años cuando supo por primera vez del trabajo al que se dedicaría.{3} Recibió una predicción de una vidente que le
dijo que él ayudaría a llevar consuelo a los vivos reuniéndolos con quienes
habían cruzado al otro lado. Desde entonces, John ha pasado de hacer
predicciones privadas en su casa a hacer apariciones en populares programas de
radio y televisión. Ha sido invitado a Entertainment Tonight, The Crier
Report
y The Maury Povich Show, para nombrar solo algunos. Ha sido
entrevistado también por The New York Times, Entertainment Weekly y
otros. Ha escrito tres libros, ha producido una serie de cintas de audio que
explican cómo comunicarse con el otro lado y, desde junio de 2000, tiene su
propio programa de televisión, Crossing Over with John Edward.

La historia de James Van
Praagh es parecida. En su sitio Web nos enteramos que James tenía 24 años
cuando una médium le dijo que estaría trabajando en la misma profesión en sólo
dos años.{4} Si bien James se mostró escéptico
inicialmente, pronto se dio cuenta de que tenía la capacidad de comunicarse con
los muertos. Desde entonces, James ha pasado de hacer predicciones para sus
amigos a aparecer en programas televisivos como The Other Side, de NBC,
Oprah y 20/20. Además de escribir cuatro libros, ha producido dos cintas para
meditación y un video sobre el desarrollo psíquico. La popular miniserie de
CBS, Living with the Dead, se basó en su vida y su obra. Y, desde
septiembre de 2002, ha sido la estrella de su propio programa de televisión, Beyond
with James Van Praagh.

¿Cómo deben entender los
cristianos todo esto? ¿Existen buenas evidencias de que Edward y Van Praagh
realmente pueden comunicarse con los muertos? Y, ¿qué dice la Biblia sobre
estos temas, si es que dice algo? Esta son sólo algunas de las preguntas que
encararemos en este artículo.

Los trucos del oficio

Tanto John
Edward como James Van Praagh dicen tener la capacidad mediúmica de comunicarse
con los muertos. Y miles de seguidores devotos creen que estas afirmaciones son
verdaderas. Un reportero cuenta la historia de Sally Morrison, que consultó a
Edward luego de la muerte de su esposo.{5} Durante la sesión, Edward le habría dicho:
“Estoy pensando en un destornillador. ¿Qué significa esto para
usted?”. La Sra. Morrison recordó que el día anterior había pasado una
hora buscando un destornillador en la caja de herramientas de su fallecido
esposo. Luego le dijo al periodista: “Fue una cosa muy cotidiana que
surgió. Pero, para mí, fue increíblemente consolador, una señal de que Paul
había estado allí”. Aparentemente, la Sra. Morrison quedó convencida de
que Edward realmente había contactado a su fallecido esposo. Se podrían contar
historias similares acerca de los aparentes éxitos de James Van Praagh.

Pero, de ser así, ¿por qué
Edward y Van Praagh no han logrado convencer a los escépticos? Michael Shermer,
quien debo señalar que es un escéptico con relación al cristianismo, señala que
hay tres técnicas que los médium suelen usar para convencer a las personas de
sus supuestos poderes paranormales: la lectura en frío, la lectura en tibio y
la lectura en caliente.{6} Estas técnicas podrían considerarse como los
trucos del oficio, por así decirlo.

En la lectura en frío, los
médium hacen uso de métodos que los ayudan a “leer” a una persona
desconocida para ellos anteriormente. Este tipo de métodos pueden incluir la
observación del lenguaje corporal, hacer preguntas e invitar al sujeto a
interpretar declaraciones ambiguas.{7} Por ejemplo, mediante la observación cuidadosa
del lenguaje corporal y las expresiones faciales, el médium puede a menudo
tener una buena idea de si se encuentra o no en la pista correcta. Además,
haciendo preguntas e invitando al sujeto a interpretar declaraciones ambiguas,
el médium puede obtener información valiosa. Esta información puede ser usada
luego en la predicción para hacer lo que parecen ser revelaciones asombrosas
del mundo de los espíritus. Por cierto, Shermer asevera que, aplicando
efectivamente estas técnicas, ¡el médium llega a hacer que el sujeto haga la
predicción para él!{8} Los escépticos sostienen que tanto Edward como
Van Praagh hacen uso de este tipo de métodos.

La lectura en tibio
involucra hacer afirmaciones que tienden a aplicarse prácticamente a
cualquiera. Por ejemplo, muchas personas llevan una alhaja que pertenecía a un

ser querido fallecido. Al preguntar si el sujeto tiene encima una alhaja de
este tipo, el médium tiene una buena probabilidad de “acertar”. Esto
puede dar la impresión de que la información fue adivinada de una fuente
paranormal. En realidad, por supuesto, tal vez no fue nada más que una conjetura
altamente probable. La última técnica, la lectura en caliente, ¡en realidad
involucra obtener información sobre una persona antes de comenzar la
predicción! Pero Edward y Van Praagh no se habrán valido de este tipo de
métodos…¡No de acuerdo con los escépticos! Parece que ambos médium
aparentemente han sido atrapados con la mano en la masa usando técnicas de
“lectura en caliente”.

Atrapados con las manos en
la masa

Los
escépticos aducen que ambos médium autoproclamados, John Edward y James Van
Praagh, han sido atrapados con las manos en la masa usando técnicas de
“lectura en caliente”. La “lectura en caliente” involucra
obtener información sobre una persona antes de hacer la predicción. Si bien la
mayoría de los escépticos está de acuerdo en que este tipo de técnicas
probablemente no sean tan usadas ahora como lo usaron los espiritistas en el
pasado, parece haber fuertes indicaciones de que tanto Edward como Van Praagh
han intentado en ocasiones obtener información acerca de sus sujetos por
adelantado.

En un artículo escrito para
Skeptical Inquirer, Joe Nickell describe uno de estos episodios, que
involucra a John Edward.{9} El incidente ocurrió en un programa especial
de Dateline. Durante una predicción grupal, Edward indicó que los
espíritus le estaban diciendo que reconociera a alguien llamado Anthony. El
camarógrafo indicó a Edward que ese era su nombre. Edward aparentó estar
sorprendido y preguntó: “¿No habías visto a tu papá antes de morir?”.
John Hockenberry, el periodista de /I>Dateline, quedó impresionado
inicialmente con esta revelación. El nombre del camarógrafo era Anthony y su
padre había muerto. Hockenberry luego se enteró de lo que realmente había
pasado.

Anteriormente ese día,
Anthony “había sido el camarógrafo en otro filmación de Edward”.{10} Los dos hombres habían conversado y Edward se
enteró de la muerte del padre de Anthony. Cuando fue confrontado por
Hockenberry en una entrevista posterior, Edward lo reconoció de mala gana. Por
supuesto, Edwars siguió sosteniendo que obtenía su información de los espíritus
también. Pero, ¿hay alguien que puede culpar al escéptico por tener sospechas?

Michael Shermer relata un
incidente similar, que involucra, en este caso, a James Van Praagh, y que
ocurrió en el programa 20/20.{11} Mientras descansaba durante un intervalo, Van
Praagh preguntó a una joven: “¿Falleció tu mamá?”. La mujer sacudió
su cabeza, pero dijo que había muerto su abuela. Lamentablemente para Van
Praagh, las cámaras habían quedado prendidas por error durante el intervalo.
¡Todo el episodio quedó grabado! Sin saber esto, Van Praagh se dirigió luego a
la mujer durante su predicción y le dijo: “Quiero decirte que hay una
mujer sentada detrás de ti. Me parece que es una abuela”. Luego, al ser
confrontado por Bill Ritter de 20/20 con la evidencia del video
capturada durante el descanso, Van Praagh insistió: “Yo no hago trampa. No
tengo que probar … No hago trampa. No hago trampa. Vamos …” Shermer
concluye: “Es interesante. Nadie dijo nada acerca de hacer trampa. El caballero
protesta demasiado”.{12}

El hecho de que tanto
Edward como Van Praagh hayan sido atrapados usando información en sus
predicciones que obtuvieron de antemano debería alertarnos en cuanto a la
posibilidad de que estos hombres no sean realmente lo que dicen ser.
Igualmente, si queremos ser justos, debemos al menos admitir la posibilidad de
que estos hombres no sólo tenían información por adelantado sobre sus sujetos,
sino que también recibieron este tipo de información más adelante mediante una
revelación espiritista. Pero, ¿es realmente posible esto? Veamos lo que dice la
Biblia acerca de la comunicación luego de la muerte.

Saúl y la médium

En 1 Samuel
28 leemos que Israel y los filisteos estaban preparándose para ir a la guerra
entre sí. Cuando Saúl, el rey de Israel, vio el ejército de los filisteos, se
llenó de temor. Desesperado por una palabra de Dios, le preguntó al Señor, pero
no recibió respuesta. Esperando conseguir dirección por otro medio, Saúl dijo a
sus siervos que buscaran una médium. En este punto de la historia de Israel,
esto podría no haber sido una tarea fácil, porque “Saúl había arrojado de
la tierra a los encantadores y adivinos” (1 Samuel 28:3). Pero, ¿por qué
había hecho esto?

Fue, en realidad, un acto
de obediencia a la Palabra de Dios. En Deuteronomio 18 el Señor había dicho:
“Nadie entre los tuyos deberá … servir de médium espiritista o consultar
a los muertos. Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al
Señor” (vv. 10-12). El Señor había dicho a su pueblo también que no debían
buscar médium (Lev. 19:31), que la persona que lo hiciera debía ser separada
del pueblo (Levítico 20:6) y que los médium debían ser muertos también (Levítico
20:27). A pesar de todas estas prohibiciones acerca de volverse a los médium,
Saúl aparentemente estaba tan desesperado por una guía que ordenó a sus siervos
que buscaran uno. Lo hicieron, él se disfrazó y fue a buscarla de noche.

Si bien inicialmente dudó
en practicar su arte, la médium, al no reconocer que su cliente era Saúl,
terminó por acceder a convocar al profeta Samuel, que había muerto un tiempo
antes. “Al ver a Samuel, la mujer pegó un grito”, cuando se dio
cuenta de repente que su cliente era Saúl (1 Samuel 28:12).

El mensaje de Samuel a Saúl
fue a la vez trágico y profético: “El Señor te entregará a ti y a Israel
en manos de los filisteos. Mañana tú y tus hijos se unirán a mí” (1 Samuel
28:19). Al pensar en estos sucesos, el autor de Crónicas escribió: “Saúl
murió por haberse rebelado contra el Señor, pues en vez de consultarlo,
desobedeció su palabra y buscó el consejo de una adivina” (1 Crónicas
10:13). Sea cual fuere la verdad que podemos sacar de la historia de Saúl y la
médium, ciertamente no aprueba el intento del hombre de comunicarse con los
muertos.{13}

Pero, ¿confirma esto que la
comunicación luego de la muerte es realmente posible? Si bien hay algunos que
han especulado que el espíritu de Samuel era en realidad un espíritu demoníaco,
el texto identifica repetidamente al espíritu como Samuel (vv. 12, 14, 15, 16),
y en ninguna parte siquiera da indicios de que podría ser un demonio. Por lo
tanto nos vemos forzados a concluir que la comunicación después de la muerte no
es intrínsicamente imposible. Pero aquí debemos tener cuidado. La posibilidad
no sugiere probabilidad. El texto parece dar a entender que Dios permitió el
retorno especial de Samuel a fin de pronunciar juicio contra Saúl (vv. 16-19).
Y, como veremos, hay buenas razones para creer que este fue, en realidad, un
suceso excepcional.

El rico y Lázaro

La historia
de Jesús del rico y Lázaro (Lucas 16:19-31) sugiere claramente la inmensa
improbabilidad de que los muertos se comuniquen con los vivos. Tanto el rico
como Lázaro murieron. Lázaro fue “al lado de Abraham”, un lugar de
paraíso para los muertos justos (Lucas 16:22). El rico fue al Hades, un lugar
de tormento consciente para los injustos. Si bien estaban separados por una
gran sima, el rico igual podía ver y hablar con los que vivían en el paraíso.
Llamó a Abraham y le pidió que Lázaro fuera enviado para advertir a sus
hermanos, para que no compartieran el tormento después de morir. Pero Abraham
se rehusó, diciendo que si no querían escuchar la Palabra de Dios tampoco
escucharían si alguien se levantara de los muertos.

Pero, ¿por qué no fue el
rico simplemente a advertir a sus hermanos él mismo? Después de todo, si fuera
sencillamente cuestión de que los muertos se comuniquen con los vivos,
¿entonces por qué el rico pidió que Lázaro fuera enviado a advertir a sus
hermanos? Aparentemente el rico no podía advertir a sus hermanos. No podía
escapar de su lugar de castigo para hacerlo.

Pero, entonces, ¿no sería
imposible también para Lázaro advertirles? No necesariamente. Si bien parece un
acontecimiento excepcional, parece que Dios permite a los justos en ocasiones
comunicarse con los que todavía están vivos en la tierra. El Antiguo Testamento
registra la aparición de Samuel ante Saúl (1 Samuel 28), y el Nuevo Testamento
relata la aparición de Elías y Moisés ante Jesús y algunos de sus discípulos en
el Monte de la Transfiguración (Mateo 17). No obstante, la evidencia bíblica
indica que la comunicación luego de la muerte es sumamente rara.

¿Significa esto que médium
como John Edward y James Van Praagh son charlatanes? Los escépticos ciertamente
lo piensan, y tal vez tengan razón. Pero la Biblia permite otra posibilidad: a
saber, que los espíritus que Edward y Van Praagh dicen que se comunican con
ellos no sean humanos, sino demoníacos. Piense lo siguiente.

La Biblia dice que los
mensajes de los muertos humanos son sumamente infrecuentes. Por lo tanto, es
improbable que Edward y Van Praagh reciban este tipo de mensajes todo el
tiempo. Además, escuche lo que supuestamente dicen los espíritus. ¿Acaso alguno
de ellos, como el rico, se esfuerzan por advertir a sus parientes acerca de un
lugar de tormento consciente? ¿Instan al arrepentimiento del pecado y a la
necesidad de una fe personal en Cristo? Al contrario, este tipo de importantes
doctrinas cristianas suelen ser ignoradas o negadas, típicamente. Pero, si la
Biblia es verdaderamente la Palabra de Dios, y los espíritus niegan sus
enseñanzas, entonces ¿quiénes son estos espíritus, probablemente?

Por supuesto, podría ser
que Edward y Van Praagh no están comunicándose con espíritus. Pero si en
ocasiones lo están haciendo, temo que sea probablemente con espíritus
demoníacos, y no espíritus de humanos fallecidos.

About these ads

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s