EL SIGNIFICADO DE EDUCACIÓN CRISTIANA


EL SIGNIFICADO DE EDUCACIÓN CRISTIANA

Proverbios 22:6 nos dice: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.  Es probable que muchos de nosotros creemos que esta promesa no se ha cumplido en repetidos casos, pero no culpemos a Dios; no pensemos que Él ha faltado a su promesa.  La culpa es nuestra.

Nuestro error consiste en no habernos dado cuenta de lo que verdaderamente significa instruir “al niño en su camino”.  A muchos niños se les ha dicho lo que deben hacer; a otros se les ha enseñado lo que deben hacer, pero a muy pocos se les ha instruido o educado.  Educar no es solamente decir las cosas.  Tampoco es enseñarles.  Instruir o educar es adiestrar y entrenar.

    DECIR:  Es ayudar a saber.
    ENSEÑAR:  Es ayudar a saber y a creer.
    INSTRUIR O EDUCAR:  Es ayudar a saber, a crecer y hacer.

Muchos padres y maestros se dedican hablar en vez de educar.  Creen que su obligación es únicamente impartir conocimientos.  Consideran las cabezas de los niños como recipientes que deben llenar, algo así como cuando se llena un cántaro vacío con agua.  Sin embargo, la educación consiste no sólo en adquirir conocimientos, sino en usarlos.  En este proceso incluye el desarrollo y la acción.

El Señor Jesús, el Maestro de maestros, en su ministerio terrenal se dedicó más que todo, no a predicar, ni a enseñar, sino a entrenar.  Vivía con su grupo de alumnos, sus discípulos, y dirigía su vida y sus actividades.  Se aseguraba que sus alumnos aprendieran sus enseñanzas y las pusieran en práctica.  Bajo la supervisión de Jesús los discípulos se desarrollaban, no sólo por los conocimientos que Él les impartía, sino porque Él mismo vivía lo que enseñaba; a ellos les daba la oportunidad de poner en práctica lo que habían aprendido.  Un ejemplo: Primero, envió fuera a los doce, y más tarde a los setenta (Lucas 9:1-6; 10:1-12).

Gonzalo Baez-Camargo en su libro “Principios y Métodos de la Educación Cristiana” nos da la siguiente definición: “La educación cristiana es el proceso por el cual la experiencia, es decir, la vida misma de la persona, se transforma, se desarrolla, enriquece y perfecciona mediante su relación con Dios en Jesucristo”.

No es suficiente que los alumnos lleguen aceptar las normas y principios del Evangelio en una forma mecánica y abstracta.  No basta que adopten las leyes morales del cristianismo tratando de poner en práctica las enseñanzas de Jesús.  Todo esto está incluido, pero es mucho más.  Es necesario que cada persona, niño, joven o adulto, llegue a situar en el centro de su vida y experiencia a Dios revelado en Jesucristo.  Que cada uno llegue a sentir esa misma experiencia de San Pablo cuando dijo: “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gálatas 2:20).

H. M. Hamil en su libro “El Maestro de la Escuela Dominical” nos da claramente la diferencia entre educar y enseñar.  Enseñar es plantar la semilla, pero educar es cuidar la planta hasta que llegue a la madurez.  La enseñanza da conocimiento; la educación forma el carácter.

Ojalá que nosotros no nos conformemos con dedicarnos únicamente a plantar la preciosa semilla de la Palabra de Dios en los corazones de los niños, jóvenes y adultos, sino que nos esforcemos en cuidar esa semilla hasta verla germinar, crecer y llevar fruto para la gloria de nuestro Dios.  Sólo así estaremos cumpliendo con nuestro deber de ser instrumentos en la formación de un carácter cristiano en nuestros alumnos y en nuestros hijos.

Recordemos que el mandato de Dios para nosotros, padres, pastores, maestros y todo cristiano es: “Instruye, educa…”.  Ojalá podamos ver nuestros errores y podamos enmendarlos con la ayuda de nuestro Dios y que nos prestemos a ser los instrumentos usados por el Espíritu Santo para ayudar a la formación de vidas consagradas al Señor.  Ese es el verdadero significado de la Educación Cristiana.

PARÁBOLA DE LOS ÁRBOLES  (Tomado de unos apuntes de la Srita. Esther Edwards).

    Había en cierto país dos árboles.  Un abeto y un arbolito frutal.  En el mes de diciembre, cuando ya se aproximaba la Navidad, el abeto fue cortado y llevado al interior de una casa.  Allí se le colocó en un lugar de importancia.  El padre de la familia adornó cuidadosamente cada rama.  Primero puso los foquitos de colores; después colocó todos los adornitos que se habían comprado, y por último puso los hilos de papel brillante.  El árbol se veía muy hermoso, y todos lo admiraban, pero aunque se veía muy bello era un árbol sin vida.Cuando la época de la Navidad hubo terminado, también la hermosura de aquel arbolito se había acabado.  Como era un árbol sin vida ya no podía servir para otra cosa, fue arrojado a la basura.

    El arbolito frutal fue cuidado por el hortelano, y Dios envió el sol y la lluvia que lo hicieron crecer y convertirse en un árbol frondoso con raíces profundas que lo alimentaban y lo hacían cada día más hermoso.  Día tras día el hortelano cuidó de aquel arbolito, lo abonó, lo regó y lo protegió contra los insectos dañinos.  En el tiempo oportuno podó sus ramas.  Él hizo todo lo conveniente para que aquel árbol creciera y llegara a dar buen fruto.

    Soplaron vientos fuertes, pero el árbol quedó en pie.  Aquel viento en vez de derribar al árbol, lo hizo más firme y fuerte.  Pasaron algunos años y el árbol principió a dar mucho fruto, y el hortelano se gozó grandemente, pues su trabajo y esfuerzo estaban recompensados.  Él había hecho la parte que le correspondía, y Dios le había dado el crecimiento haciendo que aquel arbolito se convirtiera en árbol fuerte y fructífero.

    Si algún maestro tiene oídos para oír, oiga.  Los dos árboles son alumnos; el padre y el hortelano son maestros.  El uno decoró su alumno con grandes enseñanzas y verdades para que fueran contempladas, pero ellas nunca vinieron a ser parte de la vida del niño.  El otro maestro trabajó de tal manera que las verdades que desarrolló llegaron a ser aceptadas por el alumno y formaron parte de su vida.  Esto hizo crecer al niño espiritualmente, y aquellas verdades aprendidas llevaron mucho fruto en su vida.

EJERCICIOS

INSTRUCCIONES

Después de leer varias veces y estudiar detenidamente cada lección, conteste correctamente las preguntas que se le hacen acerca de cada una de ellas.  Muchas preguntas le estimularán a pensar y a dar su propia opinión.

CUESTIONARIO

  1. ¿Qué es más importante: decir, enseñar, o instruir?  ¿Por qué?


  2. ¿Qué nos manda Dios en Proverbios 22:6? ¿Hay alguna promesa si cumplimos con este mandamiento?


  3. ¿Por qué no vemos el cumplimiento de esta promesa en la mayoría de los casos?  ¿Quién o quiénes tienen la culpa de que muchos niños se aparten del camino del Señor cuando crecen?



  4. ¿Cuáles han sido nuestros errores al impartir Educación Cristiana?



  5. ¿Por qué tuvo éxito Jesús en su ministerio como Maestro?  Escriba cinco razones.





  6. ¿Qué es Educación Cristiana, según la definición del señor Baez-Camargo?



  7. ¿Cuál es la diferencia entre enseñar y educar?



  8. ¿Cómo podemos ayudar a la formación de un carácter cristiano en nuestros alumnos y en nuestros hijos?




  9. ¿Es la iglesia, por medio de la Escuela Dominical, la única responsable de la Educación Cristiana?  ¿Por qué?




  10. ¿Cuáles son los errores de los maestros de Escuela Dominical que pueden compararse con los del padre de familia de la parábola de los dos árboles?



  11. Compare el trabajo del hortelano con el trabajo del verdadero maestro cristiano.




  12. ¿Por qué piensa usted que muchos hijos de creyentes rechazan las enseñanzas cristianas?



  13. ¿Cuál es el verdadero significado de la educación cristiana?




  14. ¿En qué consiste la verdadera educación?




  15. Lea detenidamente toda la lección y subraye todas las palabras nuevas que encuentre en ella.  Busque el significado de cada una de ellas en un diccionario.  Seguidamente, escriba cada una de esas palabras nuevas en el espacio siguiente:






 

 

About these ads

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s