EL PROPÓSITO DEL MAESTRO CRISTIANO


EL PROPÓSITO DEL MAESTRO CRISTIANO

Muchos maestros trabajan mes tras mes sin ningún propósito definido, excepto el de presentar el material que se les ha dado.  No tienen un objetivo, a uno le falta interés, vigor y propósito.  También les faltan los medios para medir el resultado de la enseñanza.  No se dirige a ninguna parte, y por lo tanto no sabe si ha llegado o no al lugar deseado.  Es por eso que una de las ayudas más importantes en la enseñanza es la de tener propósitos claros y definidos.

Jesús nunca enseñó sólo porque se lo pidieran.  Él lo hizo con un propósito, y siempre tenía fines definidos que lograr.  Él sabía lo que quería y se disponía a realizarlo.  Él entendía a donde iba y caminaba hasta legar a la meta, sin importarle todos los obstáculos y la oposición que encontrara.

El dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia (Juan 10:10).  “No temáis, manda pequeña; porque al Padre ha placido daros el reino” (Lucas 12:32).  La vida que Él trajo y de la cual enseñaba era eterna, no temporal; era espiritual, antes que material.  Insistió en fijar su atención en las cosas más importantes (Mateo 5:10-12).

Jesús no sólo trató de ganar a sus discípulos a una fe en Sí mismo como Salvador, sino también como Rey.  Quería que ellos creyeran que Él era el Mesías prometido y el Rey que vendría (Juan 4:25,26).  También Jesús tenía como propósito preparar y ensañar a sus discípulos a que fueran sus testigos.  Él les dijo: “Venid en pos de Mí, y os haré pescadores de hombre” (Mateo 4:19).  Con este fin los envió a enseñar y evangelizar bajo su dirección (Mateo 28:19).  Si leemos detenidamente las enseñanzas de Jesús descubriremos que Él siempre tenía un propósito definido que deseaba lograr.

¿Cuál debe ser el propósito del maestro cristino al enseñar?  Para formar el destino inmortal de un alma de acuerdo con la Palabra de Dios, el maestro debe:

I. Revelar el plan eterno y glorioso de Dios para con sus hijos.

    La vida más abundante que Cristo enseñó a sus discípulos debe ser el tema maravilloso del maestro cristiano.  I Corintios 2:9 dice: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para aquellos que le aman”.  Es el privilegio del maestro cristiano revelar al Dios cuya grandeza es inescrutable, y Sus propósitos llenos de gracia para sus hijos.  Es en la Biblia donde aprendemos del interés que nuestro Dios todopoderoso tiene en esta tierra, que es sólo como un punto en la inmensidad del universo, y de Su gran amor para todas las criaturas sin esperanza e impotentes que la habitan.  Todo maestro debe estar consciente del precio tan alto de un alma inmortal y de la eterna felicidad que Dios quiere brindar a cada ser humano.  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

II. Guiar a cada alumno a recibir y confesar a Jesucristo como Salvador y Señor.

    Tal como lo hizo Jesús procurando despertar en sus seguidores esa fe salvadora en Sí mismo como el único Redentor, el maestro necesita reconocer su responsabilidad de presentar a Cristo como el único Camino, el único medio de obtener la salvación y vida eterna.  Cada alumno debe ser guiado a poner en el Señor Jesús su fe y confianza, acepándole como su Salvador personal.  Para lograrlo, el maestro no dejará de presentar claramente el plan de salvación tal como lo encontramos en la Palabra de Dios.  Debe orar por cada alumno en forma sincera, procurando por medio de palabras oportunas y cariñosas, traerle a un encuentro personal con Cristo.Nunca hemos de presionar a ninguno para que haga tal decisión, pues debe ser espontánea y voluntaria, como resultado de un tiempo de preparación cuidadosa, y no por insistencia del maestro.  El alumno ha de estar convencido de su necesidad personal y anhelar lo que Cristo le ofrece.  Aceptar a Cristo es sólo el primer paso.  El maestro no estará satisfecho hasta que haya logrado que cada alumno rinda su vida completamente a Cristo como el Señor de su existencia.

III. Preparar y enseñar a cada alumno a cumplir los propósitos de Dios en su vida.

    • La adoración es un medio de comunión con Dios, pues nos permite experimentar la realidad y la presencia misma de Él.  Es muy importante que el maestro dedique tiempo al cultivo de la vida devocional de sus alumnos en la clase y en los servicios de la iglesia.  Se enseñará reverencia, gratitud, amor y fe; pueden usarse coros, historias y oraciones adecuadas a la edad de los alumnos.  Ellos deben tener oportunidad de practicar la adoración.  Se aprende a orar, orando; y adorar, adorando.

      Ha de estimularse a los alumnos a que practiquen la adoración en público y en privado.  Se les ayudará para que se formen los hábitos de leer la Biblia y orar diariamente.  Si cultivamos el espíritu de la adoración en vez de la rutina, lograremos estos objetivos.  En la Palabra de Dios encontramos no sólo la instrucción, sino también la inspiración para nuestra vida devocional.

      Nuestra enseñanza será vana, si las verdades que hemos impartido a los alumnos no han hallado cabida en su corazón y expresión en su vida y conducta diaria.  El testimonio del alumno será de valor cuando su fe se manifieste consistentemente por medio de las acciones.  Todo maestro debe relacionar las verdades enseñadas con la vida diaria de los alumnos para que éstos lleguen a ser “Hacedores de la Palabra y no tan solamente oidores” (Santiago 1:22); así serán epístolas vivas y conocidas por todos los hombres”.  La verdad que poseen los cristianos no sirve para profesarla solamente, sino para que transforme nuestras vidas.

      Los hábitos cristianos dependen de la enseñanza del hogar y de la iglesia; y éstos forman el carácter cristiano.  No se hereda, sino que se adquiere por el aprendizaje recibido de los padres y maestros.  Todo maestro debe cultivar los hábitos de atención, interés, cortesía, reverencia, puntualidad, etc.  Recordemos que cada acto de nuestra vida ayuda a la formación de un hábito, ya sea bueno o malo.

      Aunque la influencia del maestro no es tan poderosa como la de los padres (pues él tiene al niño sólo una vez por semana por unos cuantos minutos), sí puede ayudar a la formación de ciertos hábitos que serán de bendición en la vida de sus alumnos.  El mandamiento de instruir es para todos.  Cada maestro debe velar para que todo en su clase tienda a la formación de hábitos correctos en sus alumnos; esta es su oportunidad y obligación.

      El crecimiento espiritual se manifiesta también con hechos por medio del servicio.  El niño creyente debe ser tomado en cuenta como un cristiano activo, listo y deseoso de servir al Señor.  Muchas veces hay quejas de que en nuestras iglesias no existe entusiasmo por servir.  Se le deja la responsabilidad a una sola persona habiendo jóvenes, niños y adultos creyentes con deseos de aprender, pero ninguno se ofrece para hacer algo.  ¡Padre cristino, pastor y maestro de Escuela Dominical, ustedes tienen en sus manos la gran oportunidad y el privilegio de dar esta clase de instrucción!

      Ya que hablamos del maestro le diremos que, a Él le toca sugerirle a sus alumnos, niños, jóvenes o adultos, las oportunidades de servicio que se le puedan presentar en el hogar, en la iglesia o en la escuela.

      Cuando un alumno de la Escuela Dominical se ha identificado con la iglesia mediante su conversión, debe ser considerado disponible para la multitud de oportunidades de servicio que existen en la Iglesia.  Estos servicios pueden ser: visitas de enfermos, distribución de tratados, asistencia a cultos en barrios, aldeas o lugares vecinos, ayudando a maestros, colaborando con las diferentes sociedades de la iglesia o cooperando en la limpieza del templo, etc.

      El servicio no sólo utiliza nuestro tiempo y energía, sino también nuestras ofrendas dadas sistemáticamente, con liberalidad y alegría para la obra del Señor.  El hábito de dar ha de ser cultivado desde el principio, y debe formar pare de la instrucción en la adoración.

      Nuestro servicio es aceptable a los ojos de nuestro Dios cuando lo hacemos impulsados porque “el amor de Cristo nos constriñe”, haciéndolo todo “sea de palabra o de hecho, en el nombre del Señor Jesús”.  Si nosotros como maestros lo hacemos así y enseñamos de esta manera a nuestros alumnos, no sólo experimentaremos crecimiento en la gracia y gozo en el trabajo del Señor, sino también habrá recompensa reservada para los fieles.

  • Todo cristiano ha de “crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”.  Por lo tanto, el maestro debe ser un edificador de vidas y un ganador de almas.  Es su responsabilidad obedecer al mandato divino: “apacienta mis corderos” (Juan 21:15).El conocimiento continuo de la Biblia, la obediencia a la voluntad y a la Palabra de Dios, el constante reconocimiento de Jesucristo como Señor de la vida, y la comunión diaria con Dios por medio de la oración, harán que nuestro carácter cristiano se desarrolle.  El crecimiento espiritual debe ser expresado por medio de:

    a. Adoración

    b. Conducta Rectac. Servicio

LA PROMESA DEL MAESTRO (Tomado de “El Maestro de Escuela Dominical”, por Albert F. Harper).

  1. Trataré en todo tiempo de vivir una vida cristiana de oración que sea un digno ejemplo a mis discípulos.
  2. Seré fiel a la iglesia, aceptando sus doctrinas, practicando sus reglas, fielmente asistiendo a sus servicios y sosteniendo a sus líderes.
  3. Trataré de ser un ganador de almas trabajando personalmente por presentar los postulados evangélicos a los que no son salvos e invitándoles a venir a la casa de Dios.
  4. Estimularé a mis discípulos convertidos a que se unan a la iglesia.
  5. Asistiré a las reuniones de maestros y oficiales de la Escuela Dominical, compartiendo en los planes tanto como me sea posible, y seré guiado por los reglamentos adoptados.
  6. Procuraré hacer planes para pasar cuando menos una hora cada semana en la preparación de mi lección, y estar presente a tiempo el domingo en la mañana.
  7. Trataré de conocer bien a cada uno de los miembros de mi clase, visitando a los discípulos en sus casas, o poniéndome en contacto con ellos por todos los medios posibles fuera de las horas de clase.
  8. Trataré de que mi enseñanza progrese este año asistiendo a las clases de preparación o leyendo al menos un libro que trate sobre la parte que a mí toca en el trabajo de Escuela Dominical.
  9. Me pondré en contacto cada semana con los ausentes de mi clase o haré arreglos para que estos contactos se lleven a cabo por los miembros de mi clase.
  10. Procuraré aumentar la lista y asistencia de mi clase por medio de la visitación personal y estimulando a los miembros de la clase a traer nuevos alumnos.

CUESTIONARIO

  1. ¿Qué pasa cuando un maestro está enseñando sin tener un propósito?



  2. ¿Por qué Jesús nunca enseñó sólo porque se lo pidieran?



  3. ¿Cuáles fueron los propósitos que Jesús persiguió al enseñar?



  4. ¿Cuál debe ser el propósito triple del maestro de Escuela Dominical al enseñar?



  5. ¿Cuál es el precio de un alma inmortal?



  6. ¿Qué debe hacer el maestro para lograr su propósito de guiar a cada alumno a los pies del Salvador?



  7. ¿Por qué el maestro debe ser además de ganador de almas, un edificador de vidas?



  8. ¿Cómo se expresa el crecimiento espiritual?



  9. ¿Por qué debe el maestro interesarse en cultivar la vida devocional de sus alumnos?



  10. ¿Dónde debe el niño practicar la adoración?



  11. ¿Cuándo será de valor el testimonio del alumno?



  12. ¿Qué hábitos debe cultivar en sus alumnos todo maestro?



  13. ¿Por qué la influencia del maestro de Escuela Dominical no es tan poderosa como la de los padres?



  14. ¿Qué oportunidades de servicio se les puede conceder a los niños creyentes de nuestra iglesia?



  15. Escriba un listado de palabras nuevas que encontró en esta lección.



(

 

About these ads

Leave a Reply. DEJE SU COMENTARIO

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s