Tengo mis derechos


Tengo mis derechos

 

SOBERBIO-300x214

Esta es una plática entregada a las esposas de estudiantes en el Instituto Bíblico Moody, Chicago, IL, EEUU. Todas estas esposas tenían como meta servir a Dios junto con sus esposos, o en el ministerio en su propio país o en misiones. Sabían que habría problemas, habría sufrimiento, y siempre habría la posibilidad de dar su todo por el Señor, poniendo su vida por él. Pero esta plática es para todos nosotros, todos los cristianos que en realidad no tenemos derechos aparte de Dios y de nuestro Jesucristo.
Todos hemos oído la frase, “Tengo mis derechos”.
Mi derecho de ser como soy
Mi derecho a la privacidad
Mi derecho para hacer lo que YO quiero
Mi derecho de ser lo que YO quiero ser
Mi derecho a la felicidad
Mi derecho a. . .
Y allí puedes llenar los espacios
Estamos viviendo en tiempos peligrosos cuando nadie quiere ceder sus derechos. Lo experimentas en todo lugar y es desconcertante.
Hay un librito escrito hace muchos años que se llama ¿No tenemos derechos? escrito por la señorita Williamson. Habla de los derechos que todos suponemos tener, y hace la pregunta, ¿De veras tenemos estos derechos?
El libro comienza con un golpazo. Hay dos palabras en el idioma de la China que se describen así:
“Comiendo amargura” y “comiendo pérdida”. Es fácil y emocionante “comer amargura”, porque significa “sufriendo la violación de los derechos de uno”, “sufriendo frío, falta de alimento, falta de comodidades, etc. para tomar unos días predicando el evangelio en un lugar lejano, o tal vez viviendo en un lugar caluroso toda mi vida para alcanzar a la gente para Cristo, o comiendo alguna comida muy rara cuando me la ofrecen, o … tú puedes dar nombre al “sufrimiento”. Pero ¡qué de “comiendo
pérdida” – el no poder defender tus derechos! ¡El hecho de ni tener derechos!
¿No es verdad? Muchos de ustedes nunca han experimentado de primera mano esta falta de derechos, algunos sí. ¿Cuáles son estos derechos? La señorita Williamson trata con 10 de estos derechos:
El derecho de vivir un nivel de vida normal
El derecho a cuidados de buena salud
El derecho de regularizar mis asuntos privados como yo deseo
El derecho a mi propio tiempo
El derecho a una vida romántica
El derecho a una vida normal en mi hogar
El derecho de vivir con las personas con las cuales yo quiero vivir
El derecho de sentirme superior
El derecho de mandar
El derecho a mi privacidad
Hoy solo vamos a tratar con cuatro de estos derechos.   2
Primero, el derecho de vivir a un nivel de vida que yo considero normal.
Tal vez donde vives hay un alto nivel de vida, tal vez no. Tal vez tienes todo lo que necesitas al alcance. Hay culturas y países en los cuales no es así. Hay lugares en que lo que yo pienso como “normal” se considera malo. Considera a nuestros amigos coreanos. Jamás entrarían a su casa con los zapatos puestos. Y te sientas en un cojín para comer. Se usan palillos y los dedos para comer, ¡olvídate de cubiertos! ¿Y qué si un pedacito de carne se mete a un diente? ¿Qué haces? NI PIENSES de sacar un palillo para sacarlo, a menos que también te escondas tras tu servilleta mientras sacas ese
pedazo de carne. Son cositas pequeñas, ¡pero muy importantes!
¿Necesitas una cama cómoda en la cual dormir? Tal vez esto sea un dispendido en algunos países.
¿Prefieres puré de papás – o cualquier papa, en vez de arroz? Entonces, ¡no viajes a México, Centroamérica o Asia!
Tenemos que estar dispuestos a conformarnos “lo más posible a las condiciones sociales y de vida a los que servimos”. No estoy hablando de las prácticas pecaminosas, como el de tener varias “mujeres” o el de no vestir nada, sino las prácticas que son conforme a la Palabra de Dios.
Esto, por supuesto representa diferentes cosas a misioneros que viven en diferentes lugares. Cuando uno vive y ministra entre gente de alta sociedad, no se puede vivir en una choza. Hay que encontrar un lugar donde ellos estarán cómodos. Si uno trabajo con los pobres, por supuesto, no va a vivir en un “palacio”, sino encontrar un lugar donde los pobres se puedan sentir en casa.
Tenemos que estar dispuestos a dejar atrás nuestros deseos de vivir de la manera que deseamos. Las costumbres de otros, las normas que otros tienen – ¿es nuestro deseo querer ser como ellos? ¿O nos agarramos de nuestras costumbres, nuestras maneras de hacer las cosas, insistiendo que son las únicas buenas y correctas? Es la actitud del corazón que es lo importante aquí.
“Si estamos dispuestos a dejar atrás nuestro estilo de vida, dispuestos a vivir conforme a las normas de otros, entonces ¿no es el trabajado de nuestro Maestro hacerlo posible de la manera en que él lo ve necesario y mejor? ANTES de ir a otro país para servir al Señor, dejemos TODOS nuestros derechos a un estilo de vida que pensamos necesario, y estemos listos CON SATISFACCIÓN (y esa es la clave) a tomar como nuestro, tanto que sea posible, el estilo de vida de los cuales Dios nos ha mandado”.
Segundo, el derecho a cuidados de buena salud
Algunos irán a servir a Dios en lugares donde habrá muy poca, y tal vez ninguna, ayuda médica.
Estarán preocupados por sus hijos. ¿Qué si se enferman? ¿Qué si se enferman de tal grado que mueren? ¿Qué si yo me enfermo? ¿Qué si mi esposo (a) se enferma? ¿Quién los cuidará? ¿Es justo poner en este tipo de peligro a mi familia? ¿Puedo vivir con eso?
Cuando nuestra hija mayor y su esposo salieron para Honduras hace unos años, tuvimos una conversación interesante. Estaban hablando de tener un bebé en Honduras. Y en el mismo suspiro, estuvimos hablando de unos amigos nuestros que acababan de tener un bebé con Síndrome de Downs.
Los padres de esa familia se estaban preguntando por qué, ¿de quién era la culpa? Mi esposo tuvo la oportunidad de hablar con nuestros hijos acerca de este tema. ¿Qué tal si tienen un bebé en Honduras y tiene serios problemas? ¿Es porque están en Honduras, o es porque es el plan de Dios para ellos?
Podrías tener un bebé en el mejor hospital del mundo y AUN ASÍ tener experiencias traumáticas y aún experimentar una muerte. ¿Sería porque estabas en ese hospital? ¡Por supuesto que no!
DIOS ESTÁ EN CONTROL DE LA SALUD DE TU FAMILIA, y además, él está muchísimo más preocupado por tu familia de lo que estás tú. Misioneros y trabajadores cristianos que han experimentado la muerte de hijos o cónyuges en países donde sirven a Dios, han visto en retrospectiva que Dios está obrando y ¡él sabía qué era lo que hacía! Y aunque tú, como Job, no sabes lo que hace Dios y tal vez jamás lo sabrás, ¿aún así podemos confiar en él?
No hay misionero que no tenga una historia de cómo el Señor les protegió y proveyó milagros. Y no soy yo una excepción – ¡tengo muchas historias! Solo les contaré una. Nuestra hija mayor, Beti nació con una enfermedad que se llama Hirschprung´s. Es donde parte del intestino grande ha muerto y no puede pasar nada. Una de los síntomas es dificultad en hacer del baño. Beti tuvo esta enfermedad hasta los tres años de edad. Había días de desesperación para esta madre, porque sabía que algo estaba
mal, pero no sabía qué. Íbamos a doctor tras doctor, tanto en Guatemala como en los Estados Unidos, y nadie nos podía ayudar. Y hasta un doctor me dijo que era mi imaginación y que era una madre paranoica.
Por fin, desesperada, llevé a mi hija con el Dr. Lara, famoso por sus hábitos alcohólicos, aunque fue un buen doctor. Nunca había ido con él por razón de su reputación como alcohólico. Pero ¡tenía que hacer algo! Cuando él escuchó los síntomas de mi hija, aun antes de examinarla, me dijo que sabía exactamente que fue lo que tenía. Dejó su oficina llena de pacientes y nos llevó a otro piso del edificio. Llegamos con el Dr. Lizzaralde, un doctor que especializaba en la enfermedad Hirschprung´s. De hecho, ¡viajaba por todo el mundo dando conferencias sobre el tratamiento que él había desarrollado, de esta enfermedad! Yo digo que no fue el Dr. Lara quien descubrió este doctor – ¡fue el SEÑOR que dirigía nuestros pasos! Cuando cumplió 4 años, Beth había pasado por la fase 1 de la cirugía, un mes después pasó por la fase 2 ¡y ha estado muy bien desde ese día! ¿Puede Dios cuidarnos dondequiera que estamos? ¡Sí! ¡No solo puede, sino que lo hace y lo hará!
¡No dejen el temor de la falta de cuidados médicos para su familia quitarles la oportunidad de ir a servir dondequiera que Dios quiera que le sirvas!
Tercero el derecho a la privacidad
La historia más grande de este siglo fue cuando alguien que desesperadamente quería guardar su privacidad murió porque la gente no le dejaba tenerla. La princesa Diana murió en parte como resultado de haber perdido su privacidad. Ahora, yo puedo casi garantizar que ustedes no tendrán los problemas que ella tenía con la falta de privacidad cuando llegues a ser misionera, pero sí puedo garantizar que perderás mucho de tu deseada privacidad.
¿Qué de la familia que visita el pueblito de Usila, Oaxaca, un pueblito en la parte sur de México? No importa dónde están los hijos de esta familia, los niños a su alrededor se acercan a ellos y les ponen una mirada fija. Nunca en sus vidas habían visto niños blancos, ¡niños con el pelo color de maíz! Se asoman a las ventanas a todas horas del día y de la noche para ver qué están hacienda esos niños güeritos. ¿Esto sí o no es falta de privacidad? Estoy hablando de mi familia cuando visitamos a Usila y nos encontramos el centro de interés para todo el pueblo. ¿Qué hacer? Como familia tuvimos unas conversaciones acerca de ser amables a esos niños con la mirada fija. Animamos a nuestros hijos a visitar a los vecinos alrededor de donde nos hospedamos, aprender a hacer las tortillas, disfrutar de la comida que nos ofrecían, hacerse parte de sus vidas mientras estábamos allí. Mi hija Kris aprendió a hacer las tortillas y mi hijo Kenny ¡no tenía que aprender a comerlas! Las mujeres vecinas encantadas
con este niño comelón.
¿Pero que si vives en una situación así mes tras mes tras mes, o año tras año tras año? Se puede uno cansar mucho, ¿no es así? Pienso en la historia de Elisabeth Elliot, que sirvió por varios meses en una choza en la jungla de Ecuador con su hijita. O hablen con cualquier misionero que ha vivido en un pueblo como los únicos extranjeros, objetos de MUCHA curiosidad. Sí, uno se puede cansar mucho.
Nosotros solo visitamos lugares como el que les describí, entonces no fue tan difícil para nosotros.
Pero, en un país Latinoamericano siempre hay menos privacidad de lo que nosotros los
norteamericanos nos acostumbramos, o pensamos que es nuestro derecho de tener. “No me molestes después de las 5 de la tarde. Estoy comiendo con mi familia”. “A las 7:30 duermo a mis hijos – JAMÁS dejaremos ese tiempo con ellos”. “A las 2 de la mañana el sábado es mi derecho dormir – ¡no llegues a mi casa con tus problemas!” “Ya he trabajado 10 horas hoy – ¡no puedo trabajar más!”
Puedes agregar tu propio “derecho” aquí, tu “derecho de tener la privacidad que deseas y que piensas es tu DERECHO”.
Tenemos que estar dispuestos de dejar todo esto por amor a Dios, por el deseo de llevar el evangelio a los que lo necesitan, a los que nunca han oído las buenas nuevas.
Cuarto el derecho a una vida normal en mi hogar ¿Con qué sueñas? ¿Una casi bonita con tu esposo y dos o cuatro o seis hijos? Tu esposo saliendo al trabajo cada día, llegando a casa a las 5:30, comiendo juntos, teniendo un devocional con los hijos,
viendo un programa de televisión juntos, durmiendo a los hijos, estando solita con tu esposo por un buen rato, yendo a la cama no muy tarde, comenzando otro día “normal”?
¿Tenemos de verdad el derecho a una vida normal en el hogar? ¿No puede que el Señor nos está diciendo que tenemos que estar dispuestos a dejar ese sueño de un hogar “normal” para servir a Dios?
¿Puede que habrá noches en las cuales tu esposo no llegue a casa hasta la madrugada porque está aconsejando una familia con serios problemas? ¿Puede que él quiera que estés con él cuando da un estudio bíblico – y el estudió comienza a las 9 de la noche? ¿Puede que tengas que dejar a tus hijos en casa con – ¡Dios guarde! – una de tus vecinas o con una amiga? ¿Puede que tengas que salir de tu casa grande y bonita para vivir en una “casa misionera” donde tienes que compartir la cocina con dos otras
familias, para que puedas dejar todo en un segundo y acompañar a tu esposo en viajes evangelísticos?
¿Puede que tengas visitas constantemente, tanto para comidas como para hospedaje? ¿Puede que no tengas agua caliente en tu casa? ¿Puede que no tengas algunas de las “necesidades normales” que NECESITAS, necesidades como microonda, televisión, regaderas con agua caliente, hornos, refrigeradoras, alfombras, calles pavimentadas, jardines bonitas, los que recogen la basura, alimentos enlatados, alimentos congelados? ¡Podría seguir con muchas más cosas “necesarias”!
¿Y qué de una escuela para mis hijos? ¿Estoy dispuesta a encontrar maneras creativas de educar a mis hijos para poder servir al Señor con mi esposo? ¿Puedo enseñarles en casa? ¿Hay escuelas nacionales que me puedan servir bien? ¿O somos demasiado buenos para esas? ¿O las escuelas nacionales son las únicas que servirían? ¿O tal vez una escuela para hijos de misioneros? ¿Qué tal las escuelas bilingües?
¿No son esas las mejores? A veces no hay mucho para escoger, a veces el único método que nosotros pensamos factible no es el que Dios ha escogido para nosotros. Y a veces cambia por los años y las necesidades de los hijos. Cuando mi esposo y yo fuimos a otro país para servir a Dios, nos prometimos NUNCA NUNCA mandar nuestros hijos a una escuela lejos de nosotros. ¡Pues, cuidado con las promesas que hacen! Nuestros hijos no fueron a escuelas de internado por todos sus años de estudio, pero sí las usamos con nuestras hijas mayores por varios años.
Y cada hijo es diferente y único – una hija nuestra estudió toda su niñez en escuelas bilingües; nuestro hijo estudió por tres años en una escuelita para hijos de misioneros, después en una escuela bilingüe.
Teníamos que cambiar por razón de las circunstancias de nuestra vida. No había nada “normal” en las decisiones que hicimos, sino que el Señor nos dirigió y el Señor nos dio la gracia y las fuerzas para hacer lo que él quería. Y no olviden – ¡a él le importa la vida de tu hogar! ¡Él se interesa mucho más en nuestras familias que aun nosotros!
Bueno, hemos hablado de algunos de lo derechos que NO tenemos. Ahora quisiera terminar con un poema que escribió la Srita. Williamson al final de su libro. Bien se puede aplicar a todos nosotros:

ÉL NO TENÍA DERECHOS
Ningún derecho a una cama suave, a una mesa bien puesta;
Ningún derecho a un hogar propio, un lugar donde podría buscar su placer;
Ningún derecho para escoger compañeros agradables y simpáticos,
los que podrían entenderlo y simpatizar con él;
Ningún derecho de retroceder horrorizado del pecado y de la maldad, el derecho de envolver sus ropas
más cerca de él y de caminar en senderos más limpios;
Ningún derecho de ser comprendido y apreciado; no, ni por los que les dio doble porción de su amor;
Ningún derecho a nunca ser desamparado por su Padre, el que amaba más que a nadie.
Su único derecho fue de silenciosamente aguantar la vergüenza, los escupidos, los golpes;
el derecho de tomar su lugar en la cruz como si fuera pecador;
el derecho de tomar mis pecados en angustia sobre sí en la cruz.
Él no tenía derechos. ¿Y yo?
¿El derecho a las “comodidades” de la vida?
No, sino el derecho al amor de Dios como mi almohada.
¿El derecho de seguridad física?
No, sino el derecho de la seguridad de estar en su voluntad.
¿El derecho al amor y compasión de los que me rodean?
No, sino el derecho a amistad con el que me entiende mejor de lo que yo mismo me entiendo.
¿El derecho de ser líder ante los hombres?
No, sino el derecho de ser guiado por el que he dado mi todo,
guiado como un niño pequeño, con mi mano en la mano del Padre.
¿El derecho de un hogar, y una familia querida?
No, no necesariamente; sino el derecho de morar en el corazón de Dios.
¿El derecho a mí mismo?
No, sino que tengo el derecho a Cristo.
Todo lo que él toma de mí, se lo daré;
Todo lo que me da, lo tomaré.
¡Él, mi único derecho!
Él, el único derecho ante el cual todos los otros derechos desvanecen hasta la nada.
Tengo todo derecho a él;
¡O, que él tenga derecho total de mí!

Niños – ¿Dios hizo a más personas en el universo?


¿Dios hizo a más personas en el universo?

 

Dinamicas y Juegos: EL MUNDO

Probablemente Dios no creo vida en el espacio. No sabemos si hay algún tipo de criatura o personas aparte de nosotros en el universo. Las cosas que escuchamos acerca del espacio usualmente vienen de películas o cuentos. La Biblia es la verdad, es la Palabra de Dios, y no nos dice nada acerca de vida fuera de nuestro planeta. Pero, si es que hay personas en otros planetas, Dios también los creo a ellos y están en su control. Solamente Dios sabe con seguridad si es que hay personas o algún otro tipo de vida en otros planetas. Tenemos que esperar a estar en el cielo para preguntarle a Él.

 

Versículo Clave:

“En el principio Dios creó los cielos y la tierra” (Génesis 1:1).

 

“Sepan que El, el Señor, es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo Suyo somos y ovejas de Su prado” (Salmo 100:3).

 

Tuya es, oh Señor, la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; Tuyo es el dominio, oh Señor, y Te exaltas como soberano sobre todo” (1 Crónicas 29:11).

Niños – ¿Qué es el diezmo?


¿Qué es el diezmo? ¿Por qué quiere Dios que le demos dinero?

 

 

envelope_open_with_money_1600_clr_14362

Le damos a Dios porque estamos agradecidos por todo lo que el nos da. El diezmo es regresar a Dios una parte de lo que Él nos regala, de lo que Él te ha dado. Generalmente las personas diezman dando una parte de lo que ganan en sus trabajos a la iglesia o lo que ganas haciendo quehaceres domésticos en tu casa. En los tiempos del Antiguo Testamento (antes de que Jesús naciera), a las personas se les exigía dar un peso por cada 10 pesos que ellos ganaran. Dios no espera que nosotros demos exactamente esa cantidad. Algunos personas deben dar más dinero y otras necesitan dar menos. Esto depende de cuanto dinero tiene cada uno y de todo ese dinero cuanto necesitan gastar para pagar su casa, ropa, comida, y otras necesidades.

 

La razón por la que Dios quiere que diezmemos es porque podemos ayudar a la iglesia para dar comida o dinero a otras personas que no tienen suficiente. Debemos diezmar para ayudar a pagar los gastos de la iglesia y para ayudar en las necesidades de nuestro pastor y su familia. El diezmo también es para ayudar a los misioneros que estan compartiendo el evangelio de Jesús a todo el mundo.

 

Versículos clave:

“Que el primer día de la semana , cada uno de ustedes aparte y guarde según haya prosperado, para que cuando yo vaya no se recojan entonces ofrendas” (1 Corintios 16:2).

 

“Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación , porque Dios ama al que da con alegría” (2 Corintios 9:7).

La gloria de Dios: el gran fundamento del evangelio


La gloria de Dios: el gran fundamento del evangelio

prayer-pic-11

 

El gran fundamento del evangelio

 Por John Piper

“Por amor de mi nombre diferiré mi ira, y para alabanza mía la reprimiré…Por mí, por amor de mí mismo lo haré, para que no sea amancillado mi nombre, y mi honra no la daré a otro” (Isaías 48:9-11).

Dios lleva a cabo la salvación por amor de sí mismo. Dios justifica al pueblo llamado por su nombre para que él pueda ser glorificado (Isaías 43:7).

¿Por qué Dios nos predestinó en amor para ser sus hijos? Para que la gloria de su gracia pudiera ser alabada (Efesios 1:6, 12, 14).

Declaremos con audacia y con fuerza lo que Dios más ama: La gloria de Dios. Cuidémonos de los mares de centralidad en el hombre (Is. 2:22).

La base, los medios y el objetivo del amor de Dios por los pecadores es su amor primero, más profundo y supremo para su propia gloria. Por lo tanto, hermanos,…el gran fundamento del evangelio es: ¡Dios ama su gloria!

Este material fue tomado del Boletín dominical de la Iglesia Bíblica Unidos en Cristo (IBUC) en Monterrey, NL, Méjico.

FRASES VARIADAS