Pregunta: “¿Creó Dios el mal?”


Pregunta: “¿Creó Dios el mal?”

devil_up_to_no_good_500_clr_9863

 

Respuesta: De principio parecería que si Dios creó todas las cosas, entonces el mal debe haber sido creado por Dios. Sin embargo, aquí tenemos una suposición que necesita ser aclarada. El mal no es una “cosa” como una roca o la electricidad. ¡No puedes tener una jarra de mal! Mas bien, el mal es algo que ocurre, como el correr. El mal no existe por sí mismo – realmente es la carencia en una cosa buena. Por ejemplo, los hoyos son reales, pero ellos solo existen en algo más. Llamamos a un hoyo la falta de tierra, pero no puede ser separado de la tierra. Cuando Dios hizo la creación, es verdad que todo lo que existía era bueno. Una de las cosas buenas que Dios hizo fueron criaturas con la libertad de elegir el bien. Para hacer una elección real, Dios tuvo que permitir algo más que el bien para elegir. Así que Dios permitió a estos seres libres, tanto ángeles como humanos, elegir entre el bien y la ausencia de éste (el mal). Cuando existe una mala relación entre dos cosas buenas, le llamamos “el mal”, pero eso no lo convierte en una “cosa” que haya requerido la creación de Dios.

Tal vez la siguiente ilustración nos ayude. Si le preguntara a una persona común “¿existe el frío?” – su respuesta sería que sí. Sin embargo, esto es incorrecto. El frío no existe. El frío es la ausencia de calor. Similarmente, la oscuridad no existe, ésta es la consecuencia de la falta de luz. Igualmente, el mal es la ausencia del bien, o mejor dicho, el mal es la ausencia de Dios. Dios no creó el mal, sino que más bien solo permitió la ausencia del bien.

Miremos el ejemplo de Job en los capítulos 1 y 2 del libro de Job. Satanás quería destruir a Job, y Dios le permitió a Satanás hacer lo que quisiera, excepto matar a Job. Dios permitió que esto sucediera para probarle a Satanás que Job era justo, porque amaba a Dios, y no porque Dios lo haya bendecido en gran manera. Dios es soberano y tiene control absoluto de cualquier cosa que sucede. Satanás no puede hacer nada, sin el “permiso” de Dios. Dios no creó el mal, pero Él lo permite. Si Dios no permitiera la posibilidad del mal, tanto ángeles como humanos servirían a Dios por obligación y no por decisión. Dios no quiso crear “robots” que simplemente hicieran lo que Él quería que hicieran mediante su “programación”. Dios permitió la posibilidad del mal, para que podamos tener genuinamente la libertad de elegir si queremos servirle o no.

Concluyentemente, no hay una respuesta a estas preguntas que podamos comprender plenamente. Nosotros como seres humanos finitos, jamás podremos entender a un Dios infinito (Romanos 11:33-34). Algunas veces pensamos que entendemos el por qué Dios está haciendo algo, solo para descubrir más tarde que era por diferentes propósitos de los que originalmente pensamos. Dios ve las cosas desde una perspectiva eterna. Nosotros miramos las cosas desde una perspectiva terrenal. ¿Por qué puso Dios al hombre en la tierra, sabiendo que Adán y Eva pecarían y traerían con ello el mal, la muerte y el sufrimiento para toda la raza humana? ¿Por qué Él no solamente nos creó y nos dejó en el Cielo donde seríamos perfectos y no tendríamos sufrimientos? La mejor respuesta que se me ocurre es que Dios no quería una raza de robots sin libre albedrío. Dios tuvo que permitir la posibilidad del mal para nosotros, para hacer una verdadera decisión de adorar o no a Dios. Si nunca hubiéramos sufrido y experimentado el mal, ¿realmente apreciaríamos cuán maravilloso es el Cielo? Dios no creó el mal, pero Él lo permite. Si no lo hubiera permitido, estaríamos adorando a Dios por obligación y no por la libre elección de nuestra voluntad.

Pregunta: “¿Puede la gente que está en el cielo mirar hacia abajo y vernos a quienes aún estamos en la tierra?”


Pregunta: “¿Puede la gente que está en el cielo mirar hacia abajo y vernos a quienes aún estamos en la tierra?”

 

Gates-of-Heaven

 

 

Respuesta: Hebreos 12:1 dice, “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos…” Algunos entienden que la gran “nube de testigos” es gente que nos mira desde el cielo, pero esa no es la interpretación correcta. El capítulo 11 de Hebreos menciona muchos creyentes a quienes Dios elogia por su fe. Estas personas son la “nube de testigos”. Ellos son “testigos” no en el sentido de que nos estén mirando, sino más bien en que ellos han dejado un ejemplo para nosotros… ellos son testigos para Cristo, y Dios, y la verdad. Hebreos 12:1 continúa, “… despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.”

La Biblia no dice específicamente si la gente puede mirarnos a quienes aún estamos en la tierra. Es muy probable que no. ¿Por qué? Primero, algunas veces serían testigos de nuestros pecados. Segundo, a veces podrían ver cosas que les cause aflicción. Tercero, la gente en el cielo está tan ocupada alabando a Dios y gozando de las glorias del cielo, que realmente no tendrán interés en lo que está sucediendo aquí en la tierra. El solo hecho de que en el cielo ya están libres del pecado y en la presencia de Dios, es suficiente para que ellos estén felices. Mientras que es posible que Dios permita que la gente mire desde el cielo a sus seres amados, la Biblia no nos da razones para creer que esto suceda.

Niños – Algunas veces mis amigos hacen cosas malas, ¿qué debo hacer?


Algunas veces mis amigos hacen cosas malas, ¿qué debo hacer?

 

 th (3)

 

 

Algunas veces mis amigos hacen cosas malas,¿qué debo hacer?

 

Obedece a Dios y anima a tus amigos a hacer las cosas correctas. Sí tus amigos empiezan a hacer algo malo, debes decirles con voz seria pero amable que se detengan. Invítalos a hacer otra cosa. Cuando los animas a hacer cosas correctas, otros niños pueden disfrutar de estar contigo. Sí ellos no se detienen de hacer lo malo, solamente vete.

 

Sí alguien puede salir lastimado o tu sabes de alguna situación seria, pide la ayuda de un adulto. Asegurate de platicar con tus padres acerca de lo que estos niños piensan hacer, así pueden ser de ayuda y tener otras ideas. No guardes secretos a tus papás. Sí tus amigos están haciendo cosas malas, entonces haz nuevos amigos, que no te metan en problemas.

 

Dios siempre ve que hacemos. Dios se complace cuando elegimos hacer lo correcto, especialmente cuando es difícil. Cuando Jesús vivió en la tierra, fue tentado a hacer lo malo, así que Él entiende como nos sentimos. Pero Jesús nunca escogio hacer lo malo. Sigue el ejemplo de Jesús y no a otros niños que hacen lo malo.

 

Versículos Clave:

“En todo lugar están los ojos del Señor, Observando a los malos y a los buenos” (Proverbios 15:3).

 

“No se dejen engañar : “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres” (1 Corintios 15:33).

 

“El hombre de muchos amigos se arruina, Pero hay amigo más unido que un hermano” (Proverbios 18:24).

 

“El que anda con sabios será sabio, Pero el compañero de los necios sufrirá daño” (Proverbios 13:20).