Sección de niños: ¿Por qué Apocalipsis es tan difícil de entender?


¿Por qué Apocalipsis es tan difícil de entender?

 apocalipsis-300x149

¿Por que Apocalipsis es tan difícil de entender?

El libro de Apocalipsis usa imágenes insólitas para enseñarnos sobre el final de los tiempos. El libro de Apocalipsis fue escrito por el Apóstol Juan. El escribió el libro después de que Dios le mostró eventos especiales que sucederán en el futuro. Juan escribió los versículos de abajo para que podamos saber sobre el fin de los tiempos. El libro de Juan es difícil de entender porque Dios le mostró cosas sorprendentes que él no había visto nunca antes, cosas que no podía explicar con palabras para que pudiéramos entender. Por ejemplo, describió a criaturas extrañas, tenían partes que se veían como algunos animales que conocemos, pero no podemos imaginarnos como serían realmente. El libro de Apocalipsis nos dice que nuestro mundo va a allegar a su fin y que Dios va a juzgar a cada uno. Muchas cosas feas, incluyendo una gran guerra, van a suceder en la tierra antes des que Dios la destruya y cree un nuevo cielo y una nueva tierra. Nos dice que cada persona que cree en Jesús como su salvador va a ir al cielo para estar con Él. Apocalipsis nos muestra que tan maravilloso es el cielo, y también nos dice que las personas que no confían en Jesús van a ser enviadas al infierno.

Versículos clave:

Escribe, pues, las cosas que has visto, y las que son, y las que han de suceder después de éstas”Apocalipsis 1:19.

Vi un gran trono blanco y a Aquél que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos” Apocalipsis 20:11Apocalipsis 20:11
Spanish: Biblia Reina Valera – revisión de 1995 – RVR95

El juicio ante el gran trono blanco 11 Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él,l de delante del cual huyeron la tierra y el cielo y ningún lugar se halló ya para ellos.

Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe” Apocalipsis 21:1

¿Cuál es la mejor defensa contra la falsa doctrina?


 

 

 

¿Cuál es la mejor defensa contra la falsa doctrina?

bible_study_800_clr_1739

“¿Cuál es la mejor defensa contra la falsa doctrina? Lo contesto con una palabra: La Biblia: la Biblia leída con regularidad, la Biblia sobre la cual uno ora con regularidad, la Biblia estudiada con regularidad. Si desea tener un arma para manejar contra las acechanzas de Satanás, no hay nada como ‘la espada del Espíritu, la Palabra de Dios’. Pero para manejar esta arma con éxito, tenemos que tener el hábito de leerla constantemente, diligentemente, inteligentemente y con oración. Este es el punto en el cual, temo, que muchos fallan”.   

J.C. Ryle

Preguntas de reflexión: ¿Estoy leyendo, estudiando y orando la Biblia con regularidad? ¿Qué debo hacer para mejorar mi hábito de lectura, estudio y oración frecuente de la Biblia? ¿Cómo puedo animar a mis hermanos para que también ellos amen la Palabra de Dios?

Lecciones de Andrés: Un estudio biográfico


 

 

El-encuentro-de-Andres-Pedro-Felipe-y-Natanael-con-Jesus-300x225

 

Lecciones de Andrés: Un estudio biográfico

 

 

Lecciones de Andrés: Un estudio biográfico

Hay mucho que uno puede aprender de los grandes de la fe en la Biblia.  Pero hay otros menos conocidos en la Biblia que valen estudiarse también.  Andrés el hermano de Pedro es uno de éstos.  Su vida provee un ejemplo para todos los creyentes de la importancia de compartir nuestra fe, comenzando en el hogar, y de hacer lo que uno pueda para el Señor.

El proceder: primero se copian las referencias (encontradas en una concordancia exhaustiva), segundo se medita en qué significan, tercero se sacan observaciones, lecciones o aplicaciones, y finalmente se organiza un resumen de los resultados.  (Para su propio entrenamiento, lea el pasaje indicado abajo, saque sus propias observaciones, después compare lo que yo he sacado.)  El proceso práctico: adapte su vida propia a estas nuevas normas.

Pasajes que mencionen a Felipe por nombre:  Mt. 4:18-19; 10:2; Mr. 1:29-31; 3:14; 13:3; Jn. 1:35-36,40,41,44; 6:8; 12:22; Hch. 1:13.

Mt. 4:18-20, “Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.  Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Vivía en Galilea

Es hermano de Pedro

Los 2 eran pescadores

Andrés (con Pedro) respondió de inmediato a Jesús

Los 2 serán evangelistas

Mt. 10:2, “Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano…”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Era uno de los doce apóstoles

De su vida se ve que no era una estrella como Pedro

Mr. 1:29-31, “Al salir de la sinagoga, vinieron a casa de Simón y Andrés, con Jacobo y Juan. Y la suegra de Simón estaba acostada con fiebre; y en seguida le hablaron de ella. Entonces él se acercó, y la tomó de la mano y la levantó; e inmediatamente le dejó la fiebre, y ella les servía.”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Su familia tuvo casa

Es testigo de este milagro de Cristo (de sanar la suegra de Pedro)

Mr. 3:13-19, “Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.  Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios: a Simón, a quien puso por sobrenombre Pedro; a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan hermano de Jacobo, a quienes apellidó Boanerges, esto es, Hijos del trueno; a Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Tadeo, Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que le entregó. Y vinieron a casa.”

 

 

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Él fue escogido por Jesús para ser uno de los 12 apóstoles

Pasaba tiempo con Cristo

Fue llamado a ser predicador

Tenía poder espiritual

Mr. 13:3-4, “Y se sentó en el monte de los Olivos, frente al templo. Y Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le preguntaron aparte: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse?”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Le interesaba la profecía

Jn. 1:35-40, “El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos.  Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.  Le oyeron hablar los dos discípulos, y siguieron a Jesús.  Y volviéndose Jesús, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que traducido es, Maestro), ¿dónde moras?  Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron donde moraba, y se quedaron con él aquel día; porque era como la hora décima.  Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús.”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Era discípulo de Juan el Bautista

Estaba presente cuando “El Cordero” fue identificado por Juan

Jn. 1:40-42, “Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús. Este halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo).  Y le trajo a Jesús…”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Es evangelista que comenzó con su propia familia

Tuvo, pues, buen testimonio en el hogar

Jn. 1:44, “Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro.”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Era de Betsaida (cerca de Capernaúm en Galilea)

Jn. 6:8-9, “Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Ayuda en lo que pueda con la alimentación de los 5,000

Tiene el don de ayudas y servicio

Está preocupado por las necesidades de otros

Le falta un poco de fe

Jn. 12:20-23, “Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta.  Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús.  Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús.  Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.”

 

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Ayuda a los griegos a comunicarse con Jesús

Hch. 1:12-14, “Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.”

Lo que se aprende de él en este párrafo:

Andrés esperaba fielmente después de la muerte de Jesús hasta la venida del Espíritu Santo

Él perseveraba unánime en oración con los 120

RESUMEN DE LECCIONES DE ANDRÉS:

Respondamos de inmediato a Jesús

Mantengamos un buen testimonio en la casa

Seamos fieles a nuestro llamamiento

Pasemos tiempo con Jesús (como en la oración y la lectura bíblica)

Tengamos interés en la profecía

Evangelizemos, comenzando con la familia

Estemos preocupados por las necesidades de otros

Tengamos la paciencia hasta recibir una promesa de Dios

Sirvamos a Cristo en lo que podamos

Al organizar este material en algo predicable, sugiero el bosquejo siguiente:

“NUESTRO EJEMPLO: ANDRÉS”

I.  El fondo de Andrés

 

A. Era hermano de Pedro, Mt. 4:18.

B. Su familia tuvo casa propia, Mr. 1:29.

C. Era de Betsaida, Jn. 1:44.

D. Tenía buena formación religiosa, Jn. 1:35-36.

II.  El carácter de Andrés

 

A. Respondió de inmediato a Jesús, Mt 4:18.

B. Tuvo buen testimonio en el hogar, Jn. 1:40.

C. No era perfecto: le faltaba un poco de fe, Jn. 6:8.

D. Era testigo de unos milagros de Cristo, Mr. 1:29.

E. Pasaba tiempo con Cristo, Mr. 3:18.

F. Le interesaba la profecía, Mr. 13:3.

G. Era fiel a Cristo, Hch. 1:13.

H. Era paciente (mostrado esperando la vendia del Espíritu Santo), Hch. 1:14.

III.  La vocación de Andrés

 

A. Era pescador, Mt. 4:18.

B. Era evangelista.

1. Llamado para hacerlo, Mt. 4:18

2. Comenzando con su familia, Jn. 1:40.

C.  Era predicador, Mr. 3:18.

D. Tenía poder de echar fuera demonios, Mr. 3:18.

IV.  El don de Andrés

.

A. No era una estrella como su hermano Pedro, Mt. 10:2.

B. Ayuda en lo que pueda.

1. Con alimentación, Jn. 6:8.

2. Con mandados, Jn. 12:12.

CONCLUSIÓN:  

 Sigamos el ejemplo de Andrés (haciendo las lecciones en la lista de resumen arriba).

 Hechos 1, Juan 1, Juan 12, Juan 6, Marcos 1, Marcos 13, Marcos 3, Mateo 10, Mateo 4

Sermons 4 Kids


Sermons 4 Kids

check_it_off_your_list_500_clr_7934

 

 

 

Title:  Checking the Roll

Theme:  Doubting Thomas -

Object: A class roll book similar to ones used at school, or roll sheet.

Scripture: Now Thomas (called Didymus), one of the Twelve, was not with the disciples when Jesus came. So the other disciples told him, “We have seen the Lord!”  John 20:24-25a (NIV)

What is the first thing a teacher does at the beginning of the school day? I don’t know about your teacher, but the very first thing many teachers do each day is to check the roll.  The teacher opens the roll book and begins to call out the names… Johnny, Susie, Mary, James.  As the student’s names are called, they raise their hand and answer, “Here!”  If the teacher calls Caleb’s name and he is not there, the teacher marks in the roll book that he was absent.  Why is it important for the teacher to know that Caleb is absent?  It is important because he needs to be told what he missed when was absent.

That’s similar to something that happened in our Bible lesson today. It was the Sunday after Jesus was crucified and his disciples had gathered together in a locked room. They were together in that locked room because they were afraid. They were afraid of what Jesus’ enemies might do to them. The Bible tells us that, even though the doors were locked, Jesus came in and stood there with his disciples. When the disciples saw Jesus, they were very happy.

One of the disciples, whose name was Thomas, was not there with the others in that room when Jesus appeared to them. I don’t know why Thomas wasn’t there. Perhaps he was sick, or maybe he just decided to stay at home that day. The next time the other disciples saw Thomas, they told him what he had missed when he was absent. They said, “We have seen Jesus. He is alive!” Thomas didn’t believe them. He said, “Unless I see the nail marks in his hands and put my finger where the nails were, and put my hand into his side, I will not believe it,”

The next week the disciples were in the house again, and this time Thomas was with them. The very same thing happened again. Even though the doors were locked, Jesus came and stood among his disciples. He turned to Thomas and said, “See my hands; put your fingers here. Reach out your hand and put it into my side. Stop doubting and believe.”

Thomas didn’t need to touch the wounds where the nails had been or put his hand into his side. He fell on his knees before Jesus and said, “My Lord and my God!”

One of the great promises Jesus made was when he said, “Where two or three gather in my name, I am there with them.” Each week we come together in the name of Jesus to worship and to praise him. So, what do we miss out on if we are absent? We miss out on the same thing that Thomas missed out on when he was absent — the chance to be with Jesus!

Father, we have come into this house and gathered in your name today because we want to be with you. We have come to worship and praise your name. In Jesus’ name we pray. Amen.

 

Coloring Pages and Activities

GROUP ACTIVITIES PAGE

 

COLORING PAGE

 

CROSSWORD PUZZLE (PDF) (HTML)

 

FILL IN THE BLANKS (PDF) (HTML)

 

MAZE PUZZLE (PDF) (HTML)

 

WORD JUMBLE PUZZLE (PDF) (HTML)

WORD SEARCH PUZZLE (PDF) (HTML)

 

POWERPOINT PRESENTATION (PPT)

WORSHIP BULLETIN  (DOC) (PDF)

 

Save the bulletin to your computer and personalize it with your church’s name.  Print side one then reinsert it into the printer and print side two.  

 

 

Sermon Links
 

PRINTER-FRIENDLY AND ALTERNATIVE SERMONS

 

A PRINT-FRIENDLY VERSION OF THIS SERMON:   “Checking the Roll”

 

AN ALTERNATE LESSON BASED ON John 20:19-31: “Believe It or Not”

 

Mensajes para niños Título: Cotejando el registro


 

 

 

Mensajes para niños

 

check_it_off_your_list_500_clr_7934

 

 

Título: Cotejando el registro

Tema: Tomás, el que duda -

Objeto: Un registro similar al escolar o una lista de nombres.

Escritura: Tomás, al que apodaban el Gemelo, y que era uno de los doce, no estaba con los discípulos cuando llegó Jesús. Así que los otros discípulos le dijeron: “¡Hemos visto al Señor!” (Juan 20:24-25a – NVI).

¿Qué es lo primero que hace la maestra al comenzar el día de clases? No sé de tu maestra, pero lo primero que hacen muchas maestras es cotejar el registro. La maestra abre su registro y comienza a llamar los nombres de sus estudiantes: Juan, Susana, María, Santiago. Al ser llamados, los estudiantes alzan sus manos y dicen: “Presente.” Si la maestra llama a Pedro y éste no responde, la maestra marca en su registro que él está ausente. ¿Por qué es importante para la maestra el saber que Pedro está ausente? Es importante porque él necesita saber lo que se perdió cuando estuvo ausente.

Algo similar pasa en nuestra lección bíblica de hoy. Era el domingo después que Jesús fue crucificado y sus discípulos se habían reunido en un cuarto cerrado. Estaban juntos en ese cuarto cerrado porque tenían miedo. Tenían miedo de lo que los enemigos de Jesús pudieran hacer con ellos. La Biblia nos dice que, aunque las puertas estaban cerradas, Jesús vino y se paró en medio de los discípulos. Cuando los discípulos vieron a Jesús, se pusieron muy contentos.

Uno de los discípulos, que se llamaba Tomás, no estaba con los otros en ese cuarto cuando Jesús se les apareció. No sé por qué Tomás no estaba. Tal vez estaba enfermo o quizás decidió quedarse en su casa ese día. Pero la siguiente vez que los discípulos vieron a Tomás, le dijeron lo que se había perdido por haberse ausentado. Dijeron: “Hemos visto a Jesús. ¡Él vive!” Tomás no les creyó. Él dijo: “A menos que ponga mi dedo donde estuvieron los clavos, y ponga mi mano en su costado, no lo creeré.”

La semana siguiente los discípulos estaban en la casa nuevamente y ahora Tomás estaba con ellos. En esa ocasión ocurrió lo mismo. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús vino y se paró en medio de sus discípulos. Se volvió hacia Tomás y dijo: “Mira mis manos, pon tu dedo aquí. Estira tu mano y ponla en mi costado. Deja de dudar y cree”.

Tomás no necesitaba tocar las heridas donde los clavos habían estado o poner su mano en su costado. Él cayó de rodilla ante Jesús y dijo: “¡Mi Señor y mi Dios!”

Una de las grandes promesas hechas por Jesús fue cuando dijo: “Cuando dos o tres estén reunidos en mi nombre, ahí estaré con ellos!” Cada semana nos reunimos en el nombre de Jesús para adorarle y alabarle. Así que ¿qué nos perdemos cuando estamos ausentes? Nos perdemos lo mismo que Tomás se perdió al estar ausente: ¡La oportunidad de estar con Jesús!

Padre, hemos venido a esta casa y estamos reunidos en tu nombre porque deseamos estar contigo. Hemos venido a adorar y alabar tu nombre. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

 

Páginas para colorear y actividades
 

Actividades grupales interactivas

Página para colorear

Crucigrama

 

Laberinto
Sopa de letras

PowerPoint Pesentación

 

Boletín para niños (DOC) (PDF)

 

(Imprima la primera página y luego insértela en la impresora para imprimir el otro lado.  Doble el boletín por la mitad y tendrá un boletín de cuatro páginas para los niños.)

 

 

Enlaces a los sermones
Impresión amistosa:   “Cotejando el registro”

 

Otro sermón basado en Juan 20:19-31: “Créalo o no”

 

 

LECCION: EL PODER DE LA LENGUA


 

 

EL PODER DE LA LENGUA

mouth_yelling_1600_clr_11099

 

 

 

CONOZCA MÁS: Números 12:1-15

OBJETIVO: Enseñar sobre el poder de la lengua. El daño o el bien que con ella se puede hacer. ELEMENTOS QUE SE NECESITAN: Una anciana disfrazada a la usanza bíblica. ACTIVIDAD DINÁMICA: Una hermana anciana entra desde atrás o desde la plata- forma, de tal modo que los niños tengan tiempo de verla. Viene disfrazada a la usanza de Israel antiguo. Viene con un cayado o un palo largo. Cuando llega adelante se sienta frente a los niños.

RECOMENDACIÓN: Que la misma persona anciana disfrazada cuente la historia.

 

HISTORIA:

Queridos niños, ¿cuántos de ustedes tienen un hermano menor?

Yo tuve dos hermanos más pequeños. Sufrí mucho cuando era niña. Parecía que todo le iba mejor a mi hermano más pequeñito, su nombre era Moisés, porque fue salvado de las aguas por la hija del faraón. Era más mimado que yo. Sí, porque sólo estaría con nosotros hasta los doce años. Lo que más me dolía es que parecía ser el preferido de mamá. Esto dejaba mi corazón muy triste.

Cuando crecimos Dios le dio una responsabilidad y también parecía que Dios tenía una preferencia especial por él.

Se hizo cargo de todo un pueblo. Él guiaba a mucha gente. Bastaba que diera una orden y todos obedecían. Sin embargo, a mí, nadie me hacía caso. Parecía que yo no existía. ¡Yo, que lo cuidé y lo ayudé cuando era niño! Pues parecía que esto no tenía ningún valor.

Un día, no soporté más. Comencé a utilizar esto. (Señale su lengua).

¿Para qué sirve la lengua? Bueno, para apreciar las comidas y también para hablar.

Yo comencé a hablar en contra de mi hermano. Mi otro hermano, Aarón comenzó a hablar también, un poco influenciado por mí. Todo el pueblo de Israel comenzó a escucharnos. Nosotros decíamos que era injusto que Moisés tomara todas las decisiones. Comenzamos a reírnos de él, porque mi hermano era tartamudo y no hablaba tan bien. La gente se reía con nuestras ocurrencias. Y saben lo que pasó, comencé a sentirme bien.

Cada vez hablaba más de mi hermano y de un modo más feo. Pero un día…un triste día, Dios quiso darme una lección.

Un día desperté y tenía todo el cuerpo cubierto con manchas. Me asusté mucho. Sabía lo que significaba. Dios le habló a mi hermano y le dijo que yo estaba leprosa. Que me dejara y que siguiera la marcha. Pero saben, mi hermano, aunque sabía lo que yo hacía y seguramente se habría sentido muy triste más de una vez, oró a Dios para que me sanara. Y todo el tiempo en que estuve enferma, más de siete días, el pueblo no siguió avanzando en el viaje por el desierto. Y en todo ese tiempo mi hermano Moisés se preocupó de que no me faltara nada. Ahí me di cuenta cuán equivocada estaba. La lengua puede hacer mucho bien, pero también puede hacer mucho mal.

 

LLAMADO: Saben niños, el control de la lengua depende de ustedes. Confío en que la usen bien, que no sigan mi ejemplo. Cuando vayan a hablar acuérdense de mi nombre: María, y entiendan que hay que hablar con sabiduría, no dañando jamás nadie.

 

ORACIÓN: Realice una oración con los niños para que Dios les de sabiduría para controlar sus lenguas y ser siempre una bendición para otros.